lunes, 24 de abril de 2017

Reformation music: how the Word became words | MercatorNet | April 24, 2017 |

Reformation music: how the Word became words

| MercatorNet | April 24, 2017 |







Reformation music: how the Word became words

Making Scripture intelligible to all was a guiding concern.
Chiara Bertoglio | Apr 24 2017 | comment 


As we have seen in the preceding articles of this series on sixteenth-century church music, Renaissance music was a living contradiction. On the one hand, polyphonic works among the most beautiful of all time were written and sung in praise of the Almighty; on the other, people who cared about church matters found a number of problems in sacred music. In my previous article on this topic I discussed a few of the thorny issues concerning performance, spiritual aspects and practical features.
But what did the religious reformers think of sacred music? Diverse as their theological opinions might be, frequently their views on music were highly consonant with another.
Intelligibility and sobriety
Nearly all of them, for example, believed that church music should be in the service of the Word, although this often was translated as service of the words. There is a subtle but fundamental difference: music can serve the Word (of God, the divine Logos) even when it has no words, since music can transcend and sometimes transfigure human words. But for many, both Protestant and Catholic, the intelligibility of the sacred words was of primary importance.
Thus, among Christians of nearly all denominations, the 16th century saw the increasing use of so-called “syllabic styles” in church music, i.e. music without melismas (instead, one syllable, one note) and preferably without rich polyphony (all parts should sing to the same rhythm), favouring intelligibility.
While it is true that syllabic and homophonic (i.e. non-polyphonic) music is more understandable, it is also decidedly less joyful, enrapturing and awe-inspiring. Only a few denominations (among which were Catholics and Lutherans, and – partly – Anglicans) allowed the maintenance of the other, more luxuriant, styles, but all (except those Reformers who banned music outright) favoured a greater musical sobriety.
Indeed, music inspired little confidence in several religious reformers. Calvinists such as Théodore de Bèze or Pierre Viret were wary of its powers (for Viret, music frequently aimed only at “giving delight to the ears, and detaining them, and in the meanwhile distracting the hearts from feeling and understanding the sung words, which must be understood by all”).
Catholics such as the bishops gathered at the Provincial Council of Sens were supportive of a kind of music which “delights the ears of the hearers”, but prohibited that which “arouses and excites to lasciviousness, titillating heart or soul”. Zwingli was much more extreme, and maintained that the prophet Amos would have “cried out so that the whole world could not endure his word”, had he heard sixteenth-century church music. In fact, Zwingli was one of the (few) reformers who admitted no musical expression during the reformed worship of his church.
Attitudes to creation
Fascinatingly, it is possible to guess rather precisely the stance of a given reformer about music when one knows what they thought about Creation and the created word. Those confessions which had a positive approach to creation, and which believed that “finitum capax est infiniti” (“finite things are capable of the infinite”) were also inclined to believe that music is, in turn, “capable of the infinite”. Those who had a pessimistic view of the world and of its fallenness were also ill-at-ease with music. (And, fascinatingly again, nearly the same can be said of their views on visual art: fostered by Catholics, admitted by Lutherans, banned and sometimes destroyed by Christians of other denominations).
In spite of this, there was a widespread consensus, at least among the principal Reformers, about a series of propositions about music and its value for worship. For most of them, including Luther and Calvin, music was a gift of God and a valuable instrument for praising Him in worship. Music also served to create communion within the congregation, and for fostering the faithful’s piety and devotion. It was an indispensable resource for instructing the congregation and conveying God’s Word (particularly, but not exclusively, among children and the illiterate), but it could also foster ethical behaviours and move the hearts to a better life. Music comforted the hearers, and possessed a mystical power which could even dispel the evil forces (and sometimes heal physical or spiritual wounds); finally, music was a formidable instrument of propaganda, for spreading new confessions, countering heresy and demonstrating one’s faith in a context of confessional division. 


Fraw Musica, by Lucas Cranach the Younger (1544)
Luther’s enthusiasm for music
Of course, these propositions were more or less enthusiastically supported by the various reformers. Possibly the most enthused of all was Martin Luther. For him, music was “the best of the arts”; he wrote: “Music I have always loved”. For him, music was “next to theology”; the prophets had “held theology and music most tightly connected, and proclaimed truth through Psalms and songs”. Luther’s focus on Scripture was also mirrored by his words on music: he believed that “the notes bring the words to life”, and he fostered the composition of songs in the vernacular, “so that the Word of God may be among the people also in the form of music”. For him, music pervaded the created world, since it “was impressed on or created with every single creature, one and all”.
His fellow Reformer Martin Bucer, in Strasbourg, was perhaps as supportive as Luther of church music, but considerably colder when secular music was at stake. In fact, Bucer’s goal was to replace all secular music with sacred music, not only in church but on all occasions of daily music-making. He wrote that “music, all singing and playing (which above all things are capable of mixing our spirits powerfully and ardently) should be used in no other way except for sacred praise, prayer, teaching and admonition […] so that absolutely no song and no instrumentalizing may be sung or used except by and for Christian spiritual activities”.
Calvin’s guarded approval
Calvin’s position evolved from a rather deep mistrust of music to the impressive spiritual (and musical) success of the Reformed Psalter. For him, music could be “an encouragement to believers, fostering their heartfelt desire for and praise to God”. He had a very clear type of music in mind, though, i.e. one characterised by modesty and sobriety: “Touching the melody”, he wrote for instance, “it has seemed best that it be moderated in the manner we have adopted to carry the weight and majesty appropriate to the subject”. He noted that “we experience that [music] has a secret and almost incredible power to arouse hearts in one way or another”; however, “unless voice and song, if interposed in prayer, spring from deep feeling of heart, neither has any value or profit in the least with God”.
Many of the statements and ideas quoted above found resonances and amplifications also among Anglican and Catholic reformers, as the following articles will demonstrate. Moreover, some reformers who did not gather, in the long run, as many followers as Luther or Calvin, did however contribute deeply to the major reformers’ understanding of music. Thus, as the next pieces will discuss, ideas about church music were very fluid and could undergo influences from unexpected quarters; what is clear, however, is that everybody cared very much about music and about its role in worship.
Dr Chiara Bertoglio is a musician, a musicologist and a theologian writing from Italy. She is particularly interested in the relationships between music and the Christian faith, and has written several books on this subject. Her new book, Reforming Music: Music and the Religious Reformations of the Sixteenth Century, was published this month by De Gruyter. Visit her website.
- See more at: https://www.mercatornet.com/features/view/reformation-music-how-the-word-became-words/19676#sthash.6vibudKp.dpuf



MercatorNet

April 24, 2017

“No matter how much I accomplish during the ridiculous standard of the first 100 days, & it has been a lot (including S.C.), media will kill!” This was President Trump’s evening tweet a couple of days ago.
But the focus on the First Hundred Days was not created by the media. In the campaign, Trump issued a “contract” with American voters setting himself nearly 30 goals to accomplish within that time to make American great again.
Of course it was too much. He should have known that. As Robert Speel points out below, with the exception of FDR, who invented this crazy benchmark, most presidents haven’t managed to post many goals in their first 100 days. 


Michael Cook 
Editor 
MERCATORNET



Trump and the history of the ‘first 100 days’
By Robert Speel
Few presidents could brag about the impact of their first months in office
Read the full article
 
Reformation music: how the Word became words
By Chiara Bertoglio
Making Scripture intelligible to all was a guiding concern.
Read the full article
 
The Grand Inga
By Mathew Otieno
The Congo River may soon have the largest power station on earth
Read the full article
 
Nitschke creates his own euthanasia award
By Paul Russell
Honouring crass and undignified behaviour says something about the cause
Read the full article
 
Recession continues to haunt Greece
By Shannon Roberts
And the family is in crisis.
Read the full article
 
Euthanised organ donors could dramatically shorten waitlists, say Belgian doctors
By Michael Cook
There are some limitations, so the idea needs to be refined.
Read the full article
 
The loneliness of the middle-aged man
By Helena Adeloju
As well as his family, a man needs friends.
Read the full article
 
Don’t divorce: powerful arguments for saving and revitalizing your marriage
By Hilary Towers
A clinician's no-nonsense view of marital abandonment.
Read the full article
 
Gender and personal identity: two views
By Bernadette Tobin
How ‘transgenderism’ differs from the more traditional view of sex and gender.
Read the full article
 
Who are the Coptic Christians?
By Paul Rowe
The majority religion in Egypt until the Middle Ages, Christians are now less than 10 percent of the population.
Read the full article
 
Young adulthood, then and now
By Lydia R. Anderson
A graphic comparison of early baby boomers and early millennials.
Read the full article


MERCATORNET | New Media Foundation 
Suite 12A, Level 2, 5 George Street, North Strathfied NSW 2137, Australia 

Designed by elleston

New Media Foundation | Suite 12A, Level 2, 5 George St | North Strathfield NSW 2137 | AUSTRALIA | +61 2 8005 8605

Reformation music: how the Word became words

domingo, 23 de abril de 2017

DEFINICIONES de "el dispensador"... un recordatorio eterno para el mañana necesario - 23 de ABRIL de 2017.-

DEFINICIONES de "el dispensador"... un recordatorio eterno para el mañana necesario - 23 de ABRIL de 2017.-
La imagen puede contener: cielo, naturaleza y exterior
el dispensador dice: tanto el oficial como los marineros, jóvenes todos ellos, se habían embarcado por la imperiosa necesidad de apagar el hambre... una condición resultante de las guerras... esa terrible sensación de desamparo que resulta del despojo y viceversa... navegar era una forma de comer... lo demás no importaba... ya que morir estaba garantizado por el simple hecho de saberse nacido... por ende, morir era lo de menos... mientras tanto había que sortear la vida... ¿qué los había llevado a semejante destino?... ¿por qué esa suerte de quedar capturados en un experimento militar?... algo rondaba en la cabeza del oficial... morir no es nada, la cuestión es sufrir... padecer por la locura de otros... ¿para qué?... de él dependía la inocencia de tres hombres sumergidos en una gesta de obediencias... ahora no faltaba comida, pero sobraban las dudas... sabido era que los japoneses no tenían piedad... sabido era que los alemanes habían avanzado en las ciencias tomando todo aquello que había sido abandonado por los otros... y eran buenos en hurgar los pasados olvidados... el genio llama al genio así como el sabio llama al sabio, sin omitir que las ignorancias condenan siempre a peores ignorancias... las cavilaciones agobiaban al oficial que no atinaba a desentrañar qué les estaba pasando... dando vueltas revolviendo neuronas, el oficial se alejó sin quererlo de la casa... descendió por una ladera hacia el mar quieto, oliendo a sales de brisas suaves... y caminó largo rato hacia ninguna parte... superponiendo imágenes y tratando de recordar qué le había dicho el capitán antes de subir al bote... ¿por qué la isla estaba en unas coordenadas desde su lado este, y por qué se situaba en otras coordenadas desde su lado oeste?... algo había dicho sobre naves fantasmas, pero al no prestarle atención, lo aseverado era una mezcla de palabras huecas... se habría alejado un kilómetro aturdido en sus propio laberinto, cuando al detenerse, cayó en la cuenta que era de noche... se veían las estrellas como jamás las había visto antes... pero no estaban ni la Osa Mayor, ni la Osa Menor, ni la Cruz de Sur, ni Canopus, ni Orión, ni las Pléyades, ni el Cisne... ése cielo nocturno mostraba otra cosa... había espiras de una galaxia desconocida... cruzándose... ¿dónde estaba?... diez metros atrás había un SOL radiante, calentando a pico... se quedó absorto contemplando lo inexplicable... esas constelaciones eran todas desconocidas... no las había estudiado en su escuela de marinería... no estaba Sirio, ni alfa y beta Centauris, todo era un mapa desconcertante tachonado de formas globulares y galaxias que parecían poder ser tocadas con sólo extender la mano... de hecho elevó sus manos hacia el cielo y tuvo una rara sensación indescriptible, imposible de traducir con palabras eso de sentirse cósmicamente conectado con lo que estaba viendo... ¿estaría muerto?... 
La imagen puede contener: cielo, naturaleza y exterior
caminó unos pasos hacia atrás... cinco metros... diez metros... cincuenta metros... el cielo estaba inmóvil... como si alguien estuviese tratando de mostrarle algo que no llegaba a entender... fue entonces cuando una luz blanca e intensa se encendió y se apagó sin dejar rastro... sabía lo que había visto... primero pensó en un meteorito... pero inmediatamente comprendió que no había sido tal cosa... el fenómeno trascendía lo humano y se acercaba una vez más al experimento militar... una luz con forma de disco que se consume en sí misma... se funde en la oscuridad... como si hubiese cruzado un límite... volvió a retrotraer metros hacia atrás... otros cinco... otros diez... otros cincuenta... de pronto el SOL brillaba como si nada... incólume... majestuoso... quieto... ante semejante experiencia... avanzó nuevamente hasta un punto donde la noche reaparecía oscura, profunda, indescifrable... ¿qué cielo era ése?... ¿qué universo había allí?... él no había estudiado esos mundos... pensó en regresar con un papel y registrar lo que estaba viendo, pero no recordaba haber visto hojas en blanco en la biblioteca, tampoco lápices... debía grabarse esa visión en la mente... dos espiras cruzadas y repletas de mundos... estrellas de magnitudes similares a Sirio, pero más intensas... en la intensidad de los oscuros, se percibían reflejos rojos en una de las espiras, violetas en la otra, y en el medio azules azabaches raros, jamás vistos por él... quizás por nadie... estos alemanes habían descubierto una frontera del espacio-tiempo... intentó determinar el límite entre el día paralizado con un SOL radiante y la noche cerrada de un cielo irreconocible, pero todo parecía indicar que la visión dependía de su mente y no del espacio en el que se detenía a observar... en medio de ello escucha un zumbido... no, no era un zumbido... era un ruido acompasado como el que producía el motor del barco... había un sonido repiqueteando en su cabeza pero no lo identificaba como algo conocido... parecía un ruido a engranajes y pistones pero suave comparado con los que guardaba en su memoria... no había un límite entre día y noche... no había una frontera entre noche y día... se le pasó por la cabeza que no estaban en la Tierra... pero no podía ser, era imposible... ridículo... estaban en una isla desconocida... punto... lo demás debría ser parte del experimento...
La imagen puede contener: cielo, naturaleza y exterior

Carmen Conde Sedemiuqse Esquimedes

regresó a la casa y buscó a sus marineros que estaban concentrados en la biblioteca, intentando descubrir literatura que aclarase el "desperfecto" que los estaba afectando... otra vez se repetía la escena de abrir los libros desde su contratapa... leerlos de atrás hacia adelante sin omitir una sola hoja... según se colocaba el libro frente a los ojos se podía leerlo en inglés, siendo que a veces se veía en francés, otras en alemán... otras, al colocar el libro de canto, podían percibirse escrituras en una lengua parecida al sánscrito... y si se lo invertía aparecían los mismos textos en cirílico... uno de los marineros se reía para sus adentros girando los libros y viendo los efectos que esto producía en sus contenidos... estos alemanes eran geniales, habían logrado desarrollar traductores instantáneos... según la naturaleza del lector... otra que Alejandría! esto sí que era un descubrimiento... el libro detectaba qué lengua hablaba el que pretendía leerlo... eso sí que era tecnología... ¿qué otras lenguas identificaría y en qué posición había que colocar a los libros para leerlos?... ninguno de ellos había reparado aún en que en occidente las neuronas humanas funcionan de izquierda a derecha, mientras que en el oriente lo hacen a la inversa, de derecha a izquierda... ¿cómo saberlo?... la genética del caos ni se acercaba al pensamiento práctico de estos marineros sobrevivientes de sus pobrezas... la genética del orden de la creación tampoco... al encontrarse en la biblioteca, oficial y marineros cada cual se apresuró a contar sus descubrimientos... confusión mediante, se miraron perplejos... esto era más grave que lo estimado... 
La imagen puede contener: nube, cielo y exterior
uno de los marineros tuvo necesidad de ir al baño, para lo cual debía transponer un extenso pasillo vinculante con habitaciones... pretendió llevar el libro consigo... pero una pared de aire se interpuso y aún cuando quería avanzar por el pasillo, el aire parecía ser un muro aislante impidiéndole el paso... desesperado por su urgencia se empecinó en cruzar ése aire denso... no pudiendo hacerlo dejó el libro sobre una mesa para presionar con todas sus fuerzas, pero al hacerlo descubrió que el aire era solo aire, no había pared ni muro, y el paso estaba despejado para ir a servir a la necesidad fisiológica... no tenía tiempo de pensar en ello... 
La imagen puede contener: nube, cielo y exterior
mientras tanto el oficial relataba su experiencia a dos marineros que lo miraban como troglodita escapado de un museo... ¿qué pavadas decía este hombre?, deliraba... 
La imagen puede contener: nube, cielo y exterior
el oficial estaba cayendo en la cuenta que estaban en un plano de realidades alteradas... un fenómeno nunca antes descrito... nada alguna vez documentado... nadie había escrito sobre ello, salvo este francés Julio Verne... que exploraba mundos distantes desde una mente prodigiosa... pero él no había vivido siquiera la primera guerra mundial... había ciertas similitudes... pero... cuando la duda te carcome, mejor no moverse en su búsqueda... ABRIL 23, 2017.-

tanto el espacio como el tiempo son independientes de la luz... y de la mente. 

VIA CRUCIS | Stefan Zweig: adiós a Europa: Descanse en paz, admirable Zweig | Cultura | EL PAÍS

Stefan Zweig: adiós a Europa: Descanse en paz, admirable Zweig | Cultura | EL PAÍS

LA PELÍCULA DE LA SEMANA | STEFAN ZWEIG: ADIÓS A EUROPA

Descanse en paz, admirable Zweig

La directora alemana María Schrader se ha atrevido a poner rostro y a narrar el obligado y dolorido vagabundeo por América del escritor austriaco





Josef Hader, en 'Stefan Zweig: adiós a Europa'.



MÁS INFORMACIÓN



Corres el peligro de decepcionarte, de que lo que asocies con el paraíso te resulte aburrido o glacial cuando en el curso del tiempo vuelves a revisarlo. Ocurre con películas, libros, recuerdos envueltos en paño de oro, personas trascendentes de tu existencia. El desencuentro puede radicar en ti, tal vez ellos no sean culpables. Aconsejaba con sabiduría un poeta: “Guarda tus mejores recuerdos y si llegas a viejo, que te sirvan” . Y existen artistas, lugares, memoria y gente que fue muy cercana a los que siempre puedes retornar con gozo, sin miedo, sabiendo que la ancestral comunicación volverá a ser inmediata aunque llevéis alejados mucho tiempo.
STEFAN ZWEIG: ADIÓS A EUROPA
Dirección: Maria Schrader.
Intérpretes: Josef Hader, Aenne Schwarz, Barbara Sukova.
Género: biopic. Alemania, 2016.
Duración: 106 minutos.
Me ocurre releyendo con idéntica admiración y amor que antaño la fascinante autobiografía de Stefan Zweig (el especialista en escribir biografías de otros, de seres verdaderamente ilustres) titulada El mundo de ayer. Cuenta en el escalofriante prefacio: “He sido homenajeado y marginado, libre y privado de libertad, rico y pobre. Por mi vida han galopado todos los corceles amarillos del Apocalipsis, la revolución y el hambre, la inflación y el terror, las epidemias y la emigración. Todo lo que olvida el hombre de su propia vida, en realidad ya mucho antes había estado condenado al olvido por un instinto interior. Solo aquello que yo quiero conservar tiene derecho a ser conservado para los demás. Así que hablad recuerdos, elegid vosotros en lugar de mí y dad al menos un reflejo de mi vida antes de que me sumerja en la oscuridad”. Esa oscuridad ya está decidida. Poco después, Zweig se suicida junto a su esposa. Ocurre en Brasil. El europeo más inteligente, cultivado y humanista debió de sentirse muy cansado de su exilio, de su acorralamiento, de su desolación.
En consecuencia, me acerco a la película Stefan Zweig: adiós a Europa con máxima expectación, anhelando un retrato emocionante, complejo y veraz de alguien cuya escritura amas, cuya existencia envidias, cuyos últimos años compadeces. Y quiero pensar que somos legión los enamorados de su obra y de su personalidad. Y que a todos nos invade idéntica curiosidad por constatar cómo le ha tratado el cine.
Se ha atrevido a ponerle rostro y a narrar su obligado y dolorido vagabundeo por América esperando una solución para que su angustia se detenga y el futuro exista la directora alemana María Schrader. No ha pretendido hacer un biopicexultante, ni manipular a los espectadores subrayando las emociones, ni centrarse en el lado heroico de este hombre, ni utilizar música para provocar la lágrima ante la tragedia ajena. En su ambición realista, en su vocación de honestidad, intenta no forzar el lado sentimental, retratar sin énfasis ni intensidad a los personajes ni la desesperada situación que malviven, tiene horror al pasote dramático y la desmesura de las sensaciones, pero creo que se queda corta en su contención. Me interesa mucho lo que cuenta y respeto su estilo narrativo, pero no me hace vibrar. E incluso en algunos momentos me despisto ligeramente de lo que estoy viendo y escuchando. Sospecho que esta película va a satisfacer el paladar de crítica, aunque puede resultar fría o algo fatigosa para la mayoría del público.
Y están notables y creíbles los intérpretes (espléndida Barbara Sukowa en su breve papel dando vida y naturalidad a la primera esposa de Zweig), y muy bien captados los ambientes que rodean a Zweig en su continua huida, pero me resulta difícil implicarme hasta el tuétano en una historia que habla de la deprimida cotidianeidad de este hombre ejemplar, no de sus momentos estelares.

DETRÁS DEL VIDRIO | Un siglo después, Maya Deren sigue a la vanguardia de la vanguardia | Cultura | EL PAÍS

Un siglo después, Maya Deren sigue a la vanguardia de la vanguardia | Cultura | EL PAÍS

Un siglo después, Maya Deren sigue a la vanguardia de la vanguardia

La Filmoteca Española celebra el nacimiento de la cineasta experimental



Maya Deren, en su película 'Meshes of the Afternoon' (1943). rn

Maya Deren, en su película 'Meshes of the Afternoon' (1943).





Antes de que alguien inventará el término agitadora cultural, Eleanora Derenkowsky, más conocida como Maya Deren, ya lo hacía. Claro que también fue poeta, ensayista política y cinematográfica, militante troskista y la primer cineasta (hombre o mujer) en recibir una beca Guggenheim para que filmara lo que quisiera. Considerada la madre del cine underground estadounidense, el próximo sábado 29 de abril se cumplirán 100 años de su nacimiento en Kiev, y por ello la Filmoteca Española está recuperando con el ciclo Maya Deren, la cámara creativa su obra, no muy extensa ya que falleció a los 44 años por culpa de una hemorragia cerebral, provocada por una extrema malnutrición y su adición a las anfetaminas.
La obra de Deren va más allá de lo fílmico, ya que la artista se preocupó desde sus inicios por la distribución y exhibición del cine de vanguardia, y fue la pionera en visitar universidades y museos para llevar allí películas.
Aunque nació en Kiev, su familia se mudó a Siracusa (Nueva York) cuando ella cumplió cinco años, huyendo de los progromos antisemitas. En EE UU, influida por su padre, un prominente psiquiatra troskysta, militó en la Trotskyist Young People’s Socialist League. Allí conoce a quien será su primer esposo, Gregory Bardacke, con el que se casará cuando ella cumple los 18 años. Tras graduarse en 1935, el matrimonio se muda a Nueva York, donde Maya Deren sigue estudiando, ahora Literatura inglesa, y finalmente se divorcia de Bardacke. Será su segundo marido, el cámara checo Alexander Hammid, quien le enseñe los rudimentos del arte cinematográfico en 1942. En esos años, Deren trabaja como secretaria personal de la coreógrafa Katherine Dunham, una de sus influencias culturales. Dunham popularizó las danzas africanas y caribeñas, y de su mano Deren conoció Haití y el vudú.
Fotograma de 'Witch’s Cradle', dirigida por Maya Deren con Pajorita Matta.
Fotograma de 'Witch’s Cradle', dirigida por Maya Deren con Pajorita Matta.
En Nueva York vivía en el epicentro cultural, rodeada de creadores como Anaïs Nin o André Breton, y así rodó Witch’s Cradle, un corto experimental que empezó a filmar en 1943 en la Art of This Century Gallery de Peggy Guggenheim, y en el que mezcla surrealismo, ocultismo y antropología en 12 minutos sin acabar en los que un hombre mayor, sentado en una silla (Marcel Duchamp, el gran manipulador del arte), vive diversas ensoñaciones y pesadillas por parte de bruja (Pajorita Matta). En la frente de la hechicera se puede leer “The end is the beginning is the end is the...” (El fin es el comienzo es el fin es el...), una reflexión sobre la circularidad temporal que se repetiría en sus posteriores filmes.
Junto a Hammid filma y protagoniza ese mismo año Meshes of Afternoon, más reflexiones sobre la mujer, el individualismo y lo circular, que la descubre a sus coetáneos como renovadora del cine experimental. A este corto mudo, en 1952 su tercer marido, el compositor japonés Teiji Ito, le creó una banda sonora.
Deren se lanzó al cine. Además de otros filmes, en 1948 realiza Meditation on Violence, protagonizada por el maestro de las artes marciales Chao Li Chi para jugar con las difusas fronteras en belleza y violencia.
De 1947 a 1954 rodó 6.000 metros de una película en Haití sobre el vudú (que llegó a practicar), que nunca acabó y que tras su fallecimiento Teiji Ito montó junto a su nueva esposa, Cherel, en Divine Horsemen: The Living Gods of Haiti(1985). Mientras filmaba, Deren fundó la Creative Film Foundation para apoyar a cineastas indies. Ella misma calificaba su cine de “películas de cámara”: sabía que no eran para el gran público, pero tampoco quería caer en a marginalidad. Escritora compulsiva, en An Anagram of Ideas on Art, Form and Film sentenció: “Hago mis películas con lo que Hollywood gasta en pintalabios”.