viernes, 19 de octubre de 2018

Se reciben señales de que la nave Voyager 2 está saliendo del Sistema Solar [VIDEO] - INVDES

Se reciben señales de que la nave Voyager 2 está saliendo del Sistema Solar [VIDEO] - INVDES

Logo

Se reciben señales de que la nave Voyager 2 está saliendo del Sistema Solar [VIDEO]

La sonda Voyager 2 de la NASA, actualmente en un viaje hacia el espacio interestelar, ha detectado un aumento en los rayos cósmicos que se originan fuera de nuestro sistema solar.
Lanzada en 1977, la Voyager 2 está a unos 17.700 millones de kilómetros de la Tierra, o más de 118 veces la distancia de la Tierra al Sol.
Desde 2007, la sonda ha estado viajando a través de la capa más externa de la heliosfera: la vasta burbuja que rodea el Sol y los planetas dominados por material solar y campos magnéticos. Los científicos de Voyager han estado observando a la nave espacial para llegar al límite exterior de la heliosfera, conocida como la heliopausa. Una vez que la Voyager 2 salga de la heliosfera, se convertirá en el segundo objeto creado por el hombre, después de la Voyager 1, en ingresar al espacio interestelar.
Según informa el Jet Propulsion Laboratory (JPL), desde finales de agosto, el instrumento del Subsistema de rayos cósmicos en la Voyager 2 ha medido alrededor de un 5 por ciento de aumento en la tasa de rayos cósmicos que impactan en la nave espacial en comparación con principios de agosto. El instrumento de partículas cargadas de baja energía de la sonda ha detectado un aumento similar en los rayos cósmicos de mayor energía.
Los rayos cósmicos son partículas de rápido movimiento que se originan fuera del sistema solar. Algunos de estos rayos cósmicos están bloqueados por la heliosfera, por lo que los planificadores de la misión esperan que la Voyager 2 mida un aumento en la tasa de rayos cósmicos a medida que se acerca y cruza el límite de la heliosfera.
En mayo de 2012, la Voyager 1 experimentó un aumento en la tasa de rayos cósmicos similar a la que está detectando la Voyager 2. Eso fue aproximadamente tres meses antes de que la Voyager 1 cruzara la heliopausa y entrara en el espacio interestelar.
Sin embargo, los miembros del equipo Voyager notan que el aumento de los rayos cósmicos no es una señal definitiva de que la sonda está a punto de cruzar la heliopausa. La Voyager 2 se encuentra en una ubicación diferente en la región exterior de la heliosfera que la Voyager 1, y las posibles diferencias en estas ubicaciones significan que Voyager 2 puede experimentar una línea de tiempo de salida diferente a la de la Voyager 1.
El hecho de que la Voyager 2 pueda acercarse a la heliopausa seis años después de la Voyager 1 también es relevante, ya que la heliopausa se mueve hacia adentro y hacia afuera durante el ciclo de actividad de 11 años del Sol. La actividad solar se refiere a las emisiones del Sol, incluidas las erupciones solares y las erupciones de material llamado eyecciones de masa coronal. Durante el ciclo solar de 11 años, el Sol alcanza un nivel de actividad máximo y mínimo.
“Estamos viendo un cambio en el entorno en torno a la Voyager 2, no hay duda al respecto”, dijo el científico del proyecto de Voyager, Ed Stone, del Instituto de Tecnología de California, que participa en la misión. “Vamos a aprender mucho en los próximos meses, pero aún no sabemos cuándo llegaremos a la heliopausa. Todavía no hemos llegado a eso, eso es algo que puedo decir con confianza”.
Fuente: europapress.es

Un meteorito de 4,600 millones de años impactó a un edificio en Japón [VIDEO] - INVDES

Un meteorito de 4,600 millones de años impactó a un edificio en Japón [VIDEO] - INVDES

Logo



Un meteorito de 4,600 millones de años impactó a un edificio en Japón [VIDEO]

Científicos de Japón han confirmado el primer caso de un meteorito que impactó contra un edificio en el país asiático en los últimos 15 años, según anunció el Museo Nacional de Ciencias Naturales.
Se trata de una roca del tamaño de un puño y de unos 550 gramos, que ha sido bautizada como “Meteorito de Komaki” en alusión a la localidad del centro de Japón donde fue hallada por un vecino después de que se estrellara contra el tejado de su vivienda.
El meteorito impactó en Komaki el pasado 26 de septiembre, y desde entonces fue analizado por científicos del citado museo nacional para determinar su origen y su composición, recoge hoy el diario nipón Asahi. Los expertos han confirmado que procede del espacio y que tiene una antigüedad estimada en 4,600 millones de años, similar al origen del sistema solar.
Meteoritos en la Tierra
El último caso de un meteoroide que cayó sobre un edificio en Japón tuvo lugar en 2003 en Hiroshima (oeste), mientras que hasta la fecha han caído un total de 52 meteoritos en el archipiélago nipón que hayan sido reconocidos por la Meteoritical Society, la organización internacional de referencia en la materia.
El Meteorito de Komaki será ahora enviado a este organismo con sede en Estados Unidos para que sea incluido en el registro global de cuerpos celestes que han impactado en la Tierra.
Fuente: rpp.pe

Una colisión entre partes del cohete causó la avería de la Soyuz MS-10 - INVDES

Una colisión entre partes del cohete causó la avería de la Soyuz MS-10 - INVDES

Logo



Una colisión entre partes del cohete causó la avería de la Soyuz MS-10

Una colisión entre dos partes del cohete fue la “causa directa” de la avería este jueves de la nave Soyuz MS-10, cuyos tripulantes, el ruso Alexéi Ovchinin y el estadounidense Nick Hague, salvaron la vida, ha afirmado el director ejecutivo de la agencia espacial rusa Roscosmos, Serguéi Krikaliov.
“Aún no hay versiones definitivas. Lo que está claro es que la causa directa fue una colisión de un elemento lateral, parte de la primera etapa (del cohete). Al separarse, de hecho, se produjo un contacto entre la primera y segunda etapa”, ha declarado Krikaliov, citado por la agencia oficial rusa RIA Nóvosti.
Ha agregado que Roscosmos no descarta que el cohete “se haya desviado de la trayectoria programada y se haya destruido la parte inferior de la segunda etapa”.
Krikaliov ha indicado que se espera que para el próximo día 20 la comisión gubernamental que investiga el accidente ofrezca resultados preliminares de su labor. “Los primeros fragmentos (del cohete) recuperados en la estepa kazaja ayudarán a establecer las causas de la avería”, ha añadido.
El Comité de Emergencia del Ministerio del Interior de Kazajistán ha informado de que a unos 40 kilómetros de la ciudad de Zhezkazgán fue hallado un fragmento de la Soyuz M-10, que fue entregado a los especialistas de Roscosmos.
Todos los lanzamientos Soyuz, suspendidos
Krikaliov subraya que todos los lanzamientos de cohetes Soyuz-FG o similares han sido suspendidos hasta que se establezcan las causas de la avería del jueves. “Posiblemente será aplazado el lanzamiento del carguero Progress (programado para el 31 de octubre) y puede ser adelantado el de la próxima (nave tripulada) Soyuz (previsto para el 20 de diciembre)”, ha dicho.
El director ejecutivo de Roscosmos ha indicado que la Estación Espacial Internacional (EEI ) puede funcionar en régimen automático, sin tripulación, pero ha recalcado que se hará todo posible por evitar ese extremo.
Actualmente, en la EEI se encuentran el comandante de la plataforma Alexander Gerst de la Agencia Espacial Europea (ESA), la ingeniero de vuelo de la NASA Serena Auñón-Chancellor y el también ingeniero de vuelo de Roscosmos Serguéi Prokópiev.
Fallo de motor
Un fallo del motor de la nave, ocurrido momentos después de despegar, obligó a abortar la misión y a realizar un aterrizaje de emergencia. Los dos tripulantes salvaron la vida después de que la cápsula en la que viajaban fuese eyectada y aterrizase gracias a un paracaídas en las llanuras de Kazajstán, de donde había partido el cohete.
Fuente: EFE

Falla en el propulsor, causa del aterrizaje forzoso de la nave rusa 'Soyuz MS-10' - INVDES

Falla en el propulsor, causa del aterrizaje forzoso de la nave rusa 'Soyuz MS-10' - INVDES

Logo



Falla en el propulsor, causa del aterrizaje forzoso de la nave rusa ‘Soyuz MS-10’

Mal día para la industria espacial de Rusia. Tras el accidente sufrido la mañana de este jueves por la nave Soyuz MS-10 –el único aparato que se utiliza para transportar astronautas a la Estación Espacial Internacional (EEI) después de que Estados Unidos, a raíz de la tragedia del Challenger hace 32 años, canceló su programa de transbordadores Space Shuttle–, el gobierno ruso ordenó suspender todos los vuelos tripulados hasta que se establezca la causa que obligó a abortar la misión.
Accidente en el propulsor. Dos minutos y 45 segundos. Ha sido un vuelo rápido, señaló con sangre fría el comandante de la Soyuz MS-10, el ruso Aleksei Ovchinin, en el video de la retransmisión del lanzamiento, acompañado del otro tripulante, el estadunidense Nick Hague, enviado por la Nasa, la agencia espacial de Estados Unidos.
De acuerdo con la información oficial, proporcionada por Roskosmos, la agencia espacial rusa, poco después de despegar la Soyuz MS-10 del cosmódromo de Baikonur, que Rusia alquila a Kazajstán, se detectó una falla en la fase dos del propulsor en el cohete portador Soyuz-FG, lo cual activó de manera automática el régimen de descenso balístico de la cápsula en que se encontraban los astronautas.
El abrupto descenso desde una altura de 90 kilómetros se produjo en un ángulo más inclinado de lo habitual, lo que se tradujo para los astronautas en fuertes sacudidas en medio de una fuerza de gravedad casi siete veces superior a la normal.
En las estepas de Kazajstán
Ninguno está herido. Están bien, tomando en cuenta la fuerza gravitatoria que tuvieron que soportar, informó un vocero de los servicios de rescate, que media hora más tarde del precipitado aterrizaje encontraron la cápsula en las estepas de Kazajstán.
Ovchinin y Hague fueron trasladados a Baikonur, donde pasarán la revisión médica de rigor y podrán reunirse con sus familias, para viajar en avión este viernes a Moscú.
La medida de suspender las misiones tripuladas afecta también, de modo preventivo, los siguientes tres lanzamientos de cohetes Soyuz-FG no tripulados, el 19 de octubre desde Plesetsk, el 30 de octubre desde Baikonur y el 7 de noviembre de Kuru.
Esta modalidad de Soyuz, que dejó ya de fabricarse y se piensa remplazar por una más moderna en 2020, se ha utilizado en 65 lanzamientos, todos sin problemas hasta su primer accidente, este jueves.
Ahora, durante un lapso estimado de dos a tres meses, será necesario comprobar el estado de todos los componentes de las unidades que aún se conservan y ello supondrá retrasar a principios de 2019 el retorno de la tripulación que trabaja en la EEI desde comienzos de junio pasado y que tenía previsto regresar el próximo 13 de diciembre.
La EEI, con provisiones suficientes hasta enero
Formada por la estadunidense Serena Auñón-Chacellor, el ruso Serguei Prokopiev y el alemán Alexandr Gerst, la tripulación del EEI continuará realizando sus experimentos científicos. Cuenta con provisiones suficientes hasta fines de enero, en espera de que se reanuden antes los envíos de cohetes Soyuz, indicó una fuente de Roskosmos a una agencia noticiosa local.
Desde que empezaron a usarse las Soyuz, en sus 130 lanzamientos, sólo ha habido dos tragedias con pérdidas humanas y tres accidentes más sin víctimas. Por ello, se consideran una nave eficaz y segura, y por cada lanzamiento la Nasa paga a su homóloga rusa una suma cercana a 80 millones de dólares.
El accidente se produjo en un contexto de fuertes críticas a Roskosmos, que está inmerso desde comienzos de año en un ambiente de nerviosismo y creciente desconfianza de la sociedad debido a los escándalos de corrupción que llegaron a ventilarse en la prensa rusa.
En opinión de los expertos –además–, puede tener un impacto negativo en la reputación de la agencia especial rusa que beneficie a sus competidores estadunidenses.
Anton Pervishin, por mencionar a uno de ellos, considera que el accidente puede ser utilizado como pretexto para solicitar más financiamiento para los proyectos de nave tripulada que se desarrollan en Estados Unidos: el Starliner (Boeing) y el Crew Dragon (SpaceX).
El primer vuelo no tripulado de este último está programado para enero y el tripulado, en junio; mientras el Starliner planea iniciar operaciones en agosto.
Asimismo, podría afectar otra rama de cooperación entre Roskosmos y la Nasa. Hasta ahora los cohetes portadores estadunidenses Atlas 5utilizan el propulsor ruso RD-180, pero la United Launch Alliance, que emplea esos cohetes, tiene planes de sustituir el RD-180 con el propulsor Blue Origin, financiado por el magnate de Amazon, Jeff Bezos.
Fuente: La Jornada

Aterrizaje de emergencia de una Soyuz con dos tripulantes que se hallan ilesos [VIDEO] - INVDES

Aterrizaje de emergencia de una Soyuz con dos tripulantes que se hallan ilesos [VIDEO] - INVDES

Logo



Aterrizaje de emergencia de una Soyuz con dos tripulantes que se hallan ilesos [VIDEO]

Un fallo en los cohetes impulsores tras el lanzamiento de la nave Soyuz MS-10, con dos tripulantes a bordo con destino a la Estación Espacial Internacional, ha obligado a un aterrizaje de emergencia.
La NASA ha confirmado en su cuenta de Twitter que los servicios de rescate están en contacto con los tripulantes de la Soyuz, que les han informado que están en buenas condiciones tras regresar a la superficie en un lugar de Kazajistán apartado de la base de lanzamiento en Baikonur.
La tripulación de de la Soyuz MS-10 está formada por el cosmonauta ruso Alexey Ovchinin y el astronauta de la NASA Nick Hague.
El lanzamiento de la nave espacial Soyuz MS-10 sobre un cohete Soyuz FG tuvo lugar a las 08.40 GMT del 11 de octubre. Estaba previsto que la misión alcanzara la Estación Espacial Internacional en solo seis horas.
Dos minutos después del lanzamiento, se notificaron fallos en las etapas superiores del cohete lanzador, según medios rusos. La tripulación comunicó que se habría producido una sacudida y que sentían la ingravidez. Este vídeo del lanzamiento (https://www.youtube.com/watch?v=sE4BSAcQCfo) muestra el momento de los hechos desde la superficie.
Tres minutos más tarde, se decidió un aborto balístico del vuelo de la Soyuz –que produce fuerzas G muy altas en la tripulación–, y cuatro minutos más tarde se comunicaba la llegada en paracaidas de la nave en un área apartada de los servicios de rescate. Los tripulantes de la nave, adiestrados para este tipo de contingencias, comunicaron con los servicios de rescate tras su retorno a la Tierra, según informó en su cuenta de Twitter NASASpaceFlight.
Fuente: europapress.es

Astronautas cuentan su experiencia en el fallo de la nave ‘Soyuz’ - INVDES

Astronautas cuentan su experiencia en el fallo de la nave ‘Soyuz’ - INVDES

Logo

Astronautas cuentan su experiencia en el fallo de la nave ‘Soyuz’

El cosmonauta ruso Alexei Ovchinin comparó este martes la presión experimentada durante el procedimiento de aterrizaje de emergencia de su nave Soyuz la semana pasada con “un bloque de cemento en el pecho”, y el astronauta estadunidense Nick Hague recordó las violentas sacudidas.
Los miembros de la misión 57 deberían estar ahora a 400 kilómetros en órbita sobre la Tierra, a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI), pero un problema ocurrido dos minutos después del despegue desencadenó la eyección automática de la torre de salvamento del cohete en la que estaba la cápsula con los dos astronautas.
Cada uno contó su experiencia este martes: uno desde Rusia, el otro desde Houston, en Estados Unidos.
Entrevistado por la televisión pública Rossiya 24, Alexéi Ovchinin explicó que “la presión experimentada durante el descenso va del pecho a la espalda, entonces imagínense que alguien le pone a uno en el pecho un bloque enorme de cemento que equivale a siete veces tu peso”.
El cosmonauta de 47 años, quien viajaba por segunda vez al espacio, subrayó que la presión no era “tan intensa, un poco menos de 7-g”, o sea menos que las presiones a las que se enfrentan los astronautas en sus entrenamientos.
Pero era más que los 5-g de los descensos normales de Soyuz, dijo Nick Hague, de 43 años, y que viajaba por primera vez.
“Me siento bien, como mi colega estadunidense Nick Hague”, agregó Alexei Ovchinin, quien señaló que “los médicos concluyeron que nuestra salud es buena, e incluso excelente”.
“La primera cosa que sentí es la de haber sido sacudido violentamente de un lado al otro”, dijo Nick Hague en una sesión de preguntas y respuestas con medios de prensa transmitido en internet por la Nasa. Estos sacudimientos se debían a que la cápsula se alejaba a toda velocidad del cohete, gracias a sus propios motores, antes de que se abrieran los paracaídas.
Vieron las señales de alarma prendidas. “Todo lo que se ha aprendido en el entrenamiento se aplica”, dijo el estadunidense. Pero “para lo esencial, el sistema automático de salvamento hizo todo, únicamente lo seguimos”, precisó el ruso.
Rusia creó una comisión de investigación para determinar las razones del fracaso, que podría tener consecuencias para la agenda de la Estación espacial.
Por supuesto, está presente la decepción de no estar en el espacio. Nick Hague dijo que se entrenó dos años para esta misión. Otros astronautas se entrenan desde hace años para las próximas misiones.
“Estoy listo para volar cuando la Nasa quiera”, dijo el astronauta, inclusive a bordo de una Soyuz, que es por ahora el único vehículo capaz de llevar humanos al espacio.
El sistema de urgencia “no había sido activado en 35 años, pero lo activamos la semana pasada y funcionó”, dijo.
Fuente: Ap

Diez lugares de la Tierra donde ocurren cosas extrañas (y lo que dice la Ciencia de ellos) - INVDES

Diez lugares de la Tierra donde ocurren cosas extrañas (y lo que dice la Ciencia de ellos) - INVDES

Logo



Diez lugares de la Tierra donde ocurren cosas extrañas (y lo que dice la Ciencia de ellos)

Fue uno de los mitos paranormales más icónicos de la segunda mitad del siglo XX; pero gracias a las investigaciones del escritor Larry Kusche y otros, hoy sabemos que el Triángulo de las Bermudas no existe. O mejor dicho, que la mitología sobre desapariciones de aviones y barcos asociada a este sector del Atlántico no fue más que una mezcla de exageración, datos falsos y explotación comercial de la atracción humana por el misterio. Pero sin necesidad de inventar leyendas, existen lugares naturales en la Tierra donde realmente suceden fenómenos inusuales que hacen rascarse la cabeza a los científicos.
Estos son algunos de ellos, y lo que la Ciencia ha podido concluir de su estudio.
1. Cuestas magnéticas
Hace unos años saltó a los medios la historia de un tramo de carretera cercano a la localidad de Ronda, en Málaga, donde los coches rodaban cuesta arriba en punto muerto. No es el único caso: en el mundo existe hasta un centenar de lugares donde se ha registrado el mismo efecto.
A menudo se señalan con carteles que explican el peculiar fenómeno, e incluso uno de ellos, Magnetic Hill en Canadá, da nombre a todo un distrito y se ha desarrollado como atracción turística, construyéndose un desvío de la carretera para cobrar entrada a los visitantes que quieran recorrer el tramo original. Pero no hay anomalías magnéticas ni gravitatorias: la explicación es una curiosa ilusión óptica creada por el efecto de la perspectiva cuando no existe la referencia del horizonte, como demostró en 2010 el japonés Kokichi Sugihara, del Instituto Meiji para el Estudio Avanzado de las Ciencias Matemáticas de Japón.
2. Magnética de Bangui, República centroafricana
Dejando de lado las cuestas magnéticas que no son tales, sí hay lugares en la Tierra donde la brújula se vuelve loca. La mayor de las anomalías magnéticas, la de Kursk en Rusia, se debe a la acumulación de depósitos de hierro en las rocas. Sin embargo, la que le sigue de cerca aún es una incógnita para la Ciencia.
La anomalía, de unos 1 mil kilómetros de diámetro y con centro en la capital de la República Centroafricana, fue descubierta a mediados del siglo pasado. Una hipótesis sugiere que se debe a una intrusión de material magnético del manto terrestre en la corteza, pero el geofísico de la NASA Patrick Taylor y sus colaboradores creen que podría ser el producto del impacto de un gigantesco asteroide hace más de 1 mil millones de años. Por desgracia, la inseguridad del país dificulta el estudio del fenómeno.
3. Rocas viajeras de Racetrack playa, valle de la muerte, EEUU
Durante al menos más de medio siglo los viajeros que cruzaban el inhóspito Valle de la Muerte, entre California y Nevada, se topaban con una estampa inexplicable: sobre el lecho de un lago seco reposaban rocas de gran tamaño que parecían moverse cuando nadie las miraba, a juzgar por el surco que podía verse sobre el sedimento.
Durante años se propusieron hipótesis variadas, desde vientos huracanados a patinaje sobre hielo, pasando por los inevitables alienígenas y otros fenómenos paranormales. Hasta que por fin en 2014 un equipo de científicos dirigido por la Institución Oceanográfica Scripps logró sorprender a las rocas in fraganti y explicar su movimiento: las heladas después de la lluvia forman finas placas de hielo que se mueven con la brisa, actuando como velas y empujando las rocas sobre el fondo reblandecido.
4. Reactor nuclear natural de Oklo, Gabón
En 1972 una planta francesa de enriquecimiento de uranio descubrió que el material procedente de la mina de Oklo, en Gabón, contenía una proporción anormalmente baja del isótopo 235. Era como si aquel uranio se hubiera empleado en un reactor nuclear. Y en efecto, así era: la investigación posterior descubrió que hace 1.700 millones de años las condiciones del lugar propiciaron la formación de reactores naturales de fisión en 16 emplazamientos de la región, que permanecieron activos durante cientos de miles de años.
Los científicos calcularon que entonces se produjeron hasta dos toneladas de plutonio, y que la temperatura del lugar se elevó varios cientos de grados. Este fenómeno no se ha observado en ningún otro lugar del mundo.
5. Puerta del infierno, Darvaza, Turkmenistán
En pleno desierto de Turkmenistán, un cráter de 69 metros de ancho y 30 de profundidad lleva décadas iluminando la noche con las llamas que arden en su fondo. La versión más extendida cuenta que en 1971 un equipo de ingenieros soviéticos en busca de petróleo instaló allí una perforadora para extraer crudo, pero en su lugar encontró una bolsa de metano que reventó el suelo y formó el cráter. Para controlar las emanaciones, los geólogos prendieron fuego al gas, que lleva ardiendo desde entonces.
Según la primera expedición científica que visitó el lugar en 2013, tal vez el fuego comenzara algo más tarde, en los años 80. Aunque no es el único fuego perpetuo en el mundo, sí es probablemente el más espectacular. El metano parece estar también detrás de la reciente aparición de una serie de grandes cráteres en Siberia.
6. Luces de Hessdalen, Noruega
En la Tierra no faltan los fenómenos luminosos singulares, desde las auroras a los fuegos fatuos o las luces de terremoto. Uno de los más extraños lleva ocurriendo en el valle noruego de Hessdalen desde hace varias décadas. Su máxima intensidad se produjo entre diciembre de 1981 y mediados de 1984, con hasta 20 avistamientos cada semana. Posteriormente decreció hasta un par de decenas al año, pero sigue observándose, como demuestra un informe de febrero de 2016 incluido en la página de la Universidad de Østfold dedicada a estudiar el fenómeno.
Las luces no siguen un patrón uniforme: pueden ser rojas, blancas o amarillas, se mueven o permanecen estáticas y a veces se dividen en varias. Aparecen en el cielo, pero también por debajo del horizonte. Desde 1998 existe allí una estación que registra el fenómeno. Mientras nadie demuestre que se trata de naves alienígenas, como algunos sostienen, los científicos tratan de aportar explicaciones basadas en factores de demostrada existencia. Se baraja la posible formación de un tipo de plasma por la ionización del aire y el polvo debido a la radiactividad del gas radón que emana de las rocas.
7. Devil’s Kettle, Minnesota, EEUU
En España conocemos el Guadiana, que desaparece infiltrándose en el subsuelo para luego reaparecer. Sin embargo, en Minnesota (Estados Unidos) aún no tienen la menor idea de cuál es el destino de la mitad del río Brule. Su curso atraviesa el Parque Estatal Juez C. R. Magney.
En el lugar conocido como Devil’s Kettle, la caldera del diablo, la corriente se divide en dos cascadas. Una de ellas prosigue río abajo, mientras que la otra cae directamente al fondo de una poza para nunca más reaparecer. Se han vertido colorantes e incluso pelotas de ping pong que jamás se han encontrado aguas abajo, ni siquiera en el Lago Superior donde el río muere. Según los geólogos, la composición del terreno no favorece la existencia de ríos subterráneos o tubos de lava, ni se conocen fallas. Por supuesto, asumen que las aguas deben de drenar al lecho del lago, pero cómo y dónde aún es un misterio.
8. Círculos de hadas, Namibia y Australia
Durante siglos los himba de Namibia han atribuido a dioses o antepasados la creación de los círculos de hadas, parches redondos de varios metros de diámetro, formados por tierra desnuda, delimitados por un margen de hierba y organizados como un panal. Cuando los científicos se lanzaron a estudiar estas formaciones, descubrieron que no era tan sencillo encontrar una explicación alternativa más racional que la de los himbas. La solución parece haber llegado por fin este año: el pasado marzo, un equipo de investigadores de Israel y Alemania publicaba un estudio que aporta la que parece una solución definitiva al enigma.
Los científicos hallaron por primera vez círculos de hadas fuera de Namibia, en Australia. Combinando ensayos experimentales y modelos de simulación, han concluido que es una forma de organización espontánea de las plantas en respuesta a la falta de agua. Si llueve mucho, la vegetación cubre todo el suelo. Cuando el agua escasea, se reduce a retazos y penachos sueltos. Solo en una estrecha franja entre ambas condiciones de lluvia aparece el patrón de círculos de hadas, donde el suelo endurecido del parche permite que el agua se distribuya a las plantas que lo rodean.
9. Cataratas de sangre, Antártida
La cascada de agua salada y hierro que emerge del frente del glaciar Taylor, en la Antártida, no será una visión tan extraña para quien haya visitado los parajes del Río Tinto, en Huelva. Pero frente a la intensa blancura del hielo, el rojo oscuro del óxido de hierro parece realmente una herida abierta en el glaciar, justificando el nombre de cataratas de sangre. En abril de 2015, un estudio documentó por fin la fuente de la corriente.
agua muy salina, el doble que la del mar, que conecta varios lagos de la zona y se extiende 12 kilómetros hacia el interior. Los científicos descubrieron también que esta salmuera roja alberga una rica vida microbiana.
10. Catarata submarina de le Morne, Mauricio
Comenzamos con un efecto óptico, y terminamos con otro. Este puede apreciarse incluso en Google Earth. Al suroeste de la isla Mauricio, en la costa de Le Morne, se observa lo que parece una catarata; sólo que está bajo el mar.
De hecho, las cataratas submarinas existen, en ciertos lugares donde confluyen dos cuencas con masas de agua de diferente salinidad y temperatura (y por tanto, distinta densidad); una de ellas está en el estrecho de Gibraltar, en la unión del Atlántico y el Mediterráneo. Pero no son fácilmente visibles.
En realidad, lo que se aprecia en la esquina de Mauricio no es agua cayendo, sino arena: sedimento empujado por las corrientes que se desploma desde la Meseta oceánica de las Mascareñas hacia los 4 mil metros de profundidad de la llanura abisal del Índico.
Fuente: Huffington Post