martes, 29 de noviembre de 2022

LA ISLA© [6] By Víctor Norberto Cerasale Morteo

Crédito de la Pintura: Carmen Conde Sedemiuqse Esquimedes LA ISLA© [6] By Víctor Norberto Cerasale Morteo el dispensador dice: la vida suele acumular preguntas en cada alma... pocas veces las responde... de cada diez preguntas... de cada diez dudas... gracias si se encuentra una respuesta, que la mayoría de las veces llega mucho tiempo después de la circunstancia que la motivó, cuando ya parece innecesaria... sin embargo, en el análisis íntimo, esa respuesta agrega valor intangible a los contenidos de cada karma... y se sigue elaborando por sí misma, agregando trazos al modo de una pintura, construyendo un "contenido" que sirve para cada individuo en su tránsito de un destino, no más que eso... y aun cuando no pareciera ser importante, lo es... nueve preguntas quedarán pendientes y serán olvidadas por fuerza de rutinas, pero esa que se responde per se, no pocas suma una geometría que contribuye a contestar muchas cuestiones que ocurren en la vida de cada quien... los destinos anudan cosas que suceden y de las que no se participa... se es espectador, a veces cercano, a veces lejano... a veces de observación... otras de oídas... pero simultáneamente, los destinos padecen cosas que pasan al propio ser, a la propia alma... allí se es actor... a veces directamente, a veces indirectamente... y eso que pasa trae algo que debe ser resuelto... que sirve para agregar experiencia al karma latente... de no resolverse, permanece pendiente hasta que un próximo giro lo revive, lo resucita concediéndole entidad para recordar al destino, que esa asignatura aún no ha sido contestada apropiadamente... allí pesa el sentido del tiempo... lo que sucede es tangencial al tiempo en el que se vive... pero lo que te pasa impacta directamente en tu tiempo, en el tiempo del actor... y cuando el tiempo se arremolina es prudente dejarlo "estirar", permitir que se acomode y que habilite a tomar perspectiva de las cosas... por eso no es bueno ni prudente tomar decisiones cuando estás molesto o disconforme con algo o con alguien... es necesario enfriar el alma y la mente, para luego desde la distancia buscar la claridad que permita tomar una decisión sin atropellos ni heridas... difícil, pero así es... los alemanes habían sido notificados que el tiempo tiene un carril ilusorio que comienza en el momento en que el ser es engendrado, y caduca instantáneamente cuando el ser "espíritu" abandona el cuerpo para regresar a su estado de alma... en el mundo de los espíritus, las almas y las consciencias, no impera el tiempo... curiosamente, en el universo cuántico, tampoco... ¿por qué será?... asimismo, los alemanes habían sido notificados que el tiempo en el espacio cósmico contiguo se dobla, se curva hasta tocarse sobre sí mismo, cerrándose al modo de una botella de Moebius... cuando se produce dicho fenómeno, se despliega la cinta de Moebius, un cuerpo geométrico que tiene un solo lado... por el que las inteligencias se pueden desplazar por el espacio sin ningún esfuerzo más allá del pensamiento... en dicho aviso, los físicos habían sido informados que la luz está separada del tiempo tangible para los seres humanos... que la luz puede deformarse luego de adquirir estado sólido... que puede doblarse... que puede alcanzar una densidad impenetrable o bien que puede ser maleable funcionando al modo de un tobogán... pero a diferencia del tiempo, la luz no se quebraba ni podía ser interrumpida... desde luego, para nuestros actores semi-náufragos del olvido y la omisión... lo dicho y nada, era lo mismo... ¿por qué los libros no salían de la biblioteca?... ¿qué tenían en sus tapas que podían identificar la intención de quien venía a tomarlos?... ¿cómo sabían los libros que una persona estaba en búsqueda de un determinado tema?... ¿cómo detectaban la lengua que hablaba el lector?... ¿por qué impedían ser leídos desde su tapa hasta el final, obligando a comenzar por éste?... indudablemente, podría pensarse que el final anticipado abría la mente del buscador, obligándolo a producir un logaritmo inverso en sus neuronas... sabes la respuesta, pero desconoces la pregunta... te están enseñando un nuevo método para desarrollar un álgebra del pensamiento... y más allá, ¿por qué en un lado de la isla reinaba el día, paralizado, y en otro lado surgía una noche desconocida?... el oficial no lograba descifrar qué les pasaba a ellos y qué ocurría por fuera de ellos... es decir, podía interpretarse que lo que allí sucedía, lo hacía sin la presencia de ellos, pero estando ellos allí, estaban involucrados en un fenómeno que les modificaba la realidad... esto es, el destino... los marineros estaban en un estado de sosiego... pensaban lo justo y necesario y no se preguntaban más allá de las simplezas de la vida... no había que atender cubiertas, ni el velamen, ni las máquinas, ni el cordaje... nada... solían pasar sus horas sin tiempo observando el mar, como añorando el pasado al que no querían volver, ya que nunca antes habían tenido todo a disposición sin tener que procurárselo... por entonces la vida en Europa era tan incierta como insoportable... mientras la nada expandía raíces en sus almas... el oficial estaba ciertamente preocupado por lo que podría pasarles... no tenían con qué defenderse... y huir no era una opción... caminó por toda la casa, milímetro a milímetro, tocando cada centímetro de pared, buscando puertas ocultas... hasta que por necesidad encontró un baño que no recordaba haber visto antes... en dicho baño encontró un espejo y quiso mirarse... grande fue su sorpresa cuando comprobó que no se reflejaba, que él que se estaba mirando, no estaba delante de sí mismo... sorprendido y asustado, llamó a uno de sus hombres y le pidió que lo acompañara... ambos fueron entonces testigos del mismo fenómeno... ambos comenzaron a pensar que estaban muertos y habían quedado en una especie de limbo, el éter como se lo conocía en aquellos años, el plasma intermedio de las almas era algo real... y ellos estaban padeciendo el tránsito "pendiente"... habían alcanzado un estado de "impermanencia"... ahora no sólo tenían dudas, se les había sumado los miedos... el oficial era muy sencillo en sus formas y en sus pensamientos... acostumbrado a recibir órdenes y mandar a inferiores, solía no reflexionar acerca del porqué de las cosas... pensaban el capitán y su oficial superior, él aprendía y guardaba pero no se apresuraba en razonar los hechos... ahora estaba obligado a anticiparse y pensar por él y por los otros... perder un hombre podía ser una tragedia y perderse él podía significar la muerte prematura de todos... se pellizcó y supo que era él quien respiraba... no estaban muertos y allí pasaban cosas raras, cosas que le estaban pasando a ellos, en soledad y aislamiento... debían tomar la iniciativa so pena de perecer sin saber los motivos... asumiendo un nuevo rol, pidió a sus hombres que grabaran en sus mentes el paisaje de los laterales de la casa... de la retaguardia... que eran las zonas más complejas, dejando al mar de lado ya que la visión ofrecía 180º de visión y por ahora no podían hacer más que eso... los laterales que daban a las costas, eran más o menos descifrables, la parte posterior que daba a la ladera mayor del pico que dominaba la isla, enseñaba una complejidad militar que hacía temer por una toma por la espalda... era necesario vigilar mucho y dormir lo menos posible... mientras tanto él se propuso regresar al punto de quiebre entre día permanente y noche profunda... caminó nuevamente el trecho que lo había llevado al descubrimiento, pero grande fue su perplejidad cuando no logró hallarlo... ¿está aquí?... no, allí... ¿allí?... no, era aquí... pero ya no sucede... regresó sobre sus pasos encaminándose hacia la biblioteca, allí tenía que haber algo que le aclarase qué estaba sucediendo en la isla, y qué les estaba pasando a ellos. ABRIL 24, 2017.- no siempre lo que sucede es lo que te pasa... te traspasan los rayos cósmicos pero ni te enteras... te traspasa la radiación gamma, pero ni lo sabes... eres víctima de las oscilaciones energéticas del espectro, pero estás ajeno a ello... lo que sucede en el infrarrojo no lo puedes ver, aun siendo simultáneo a tu destino... lo que sucede en el ultravioleta no lo puedes detectar porque tus sentidos no te alcanzan para ver más allá del violeta... cuando el tiempo se inscribe en los extremos del espectro, se estira hasta hacerse inmóvil... cuando la luz se inscribe en los extremos del espectro, adquiere una fuerza inusitada que supera la velocidad de la voluntad humana...

LA ISLA© [5] By Víctor Norberto Cerasale Morteo

Crédito de la Pintura: Carmen Conde Sedemiuqse Esquimedes LA ISLA© [5] By Víctor Norberto Cerasale Morteo el dispensador dice: tanto el oficial como los marineros, jóvenes todos ellos, se habían embarcado por la imperiosa necesidad de apagar el hambre... una condición resultante de las guerras... esa terrible sensación de desamparo que resulta del despojo y viceversa... navegar era una forma de comer... lo demás no importaba... ya que morir estaba garantizado por el simple hecho de saberse nacido... por ende, morir era lo de menos... mientras tanto había que sortear la vida... ¿qué los había llevado a semejante destino?... ¿por qué esa suerte de quedar capturados en un experimento militar?... algo rondaba en la cabeza del oficial... morir no es nada, la cuestión es sufrir... padecer por la locura de otros... ¿para qué?... de él dependía la inocencia de tres hombres sumergidos en una gesta de obediencias... ahora no faltaba comida, pero sobraban las dudas... sabido era que los japoneses no tenían piedad... sabido era que los alemanes habían avanzado en las ciencias tomando todo aquello que había sido abandonado por los otros... y eran buenos en hurgar los pasados olvidados... el genio llama al genio así como el sabio llama al sabio, sin omitir que las ignorancias condenan siempre a peores ignorancias... las cavilaciones agobiaban al oficial que no atinaba a desentrañar qué les estaba pasando... dando vueltas revolviendo neuronas, el oficial se alejó sin quererlo de la casa... descendió por una ladera hacia el mar quieto, oliendo a sales de brisas suaves... y caminó largo rato hacia ninguna parte... superponiendo imágenes y tratando de recordar qué le había dicho el capitán antes de subir al bote... ¿por qué la isla estaba en unas coordenadas desde su lado este, y por qué se situaba en otras coordenadas desde su lado oeste?... algo había dicho sobre naves fantasmas, pero al no prestarle atención, lo aseverado era una mezcla de palabras huecas... se habría alejado un kilómetro aturdido en sus propio laberinto, cuando al detenerse, cayó en la cuenta que era de noche... se veían las estrellas como jamás las había visto antes... pero no estaban ni la Osa Mayor, ni la Osa Menor, ni la Cruz de Sur, ni Canopus, ni Orión, ni las Pléyades, ni el Cisne... ése cielo nocturno mostraba otra cosa... había espiras de una galaxia desconocida... cruzándose... ¿dónde estaba?... diez metros atrás había un SOL radiante, calentando a pico... se quedó absorto contemplando lo inexplicable... esas constelaciones eran todas desconocidas... no las había estudiado en su escuela de marinería... no estaba Sirio, ni alfa y beta Centauris, todo era un mapa desconcertante tachonado de formas globulares y galaxias que parecían poder ser tocadas con sólo extender la mano... de hecho elevó sus manos hacia el cielo y tuvo una rara sensación indescriptible, imposible de traducir con palabras eso de sentirse cósmicamente conectado con lo que estaba viendo... ¿estaría muerto?... caminó unos pasos hacia atrás... cinco metros... diez metros... cincuenta metros... el cielo estaba inmóvil... como si alguien estuviese tratando de mostrarle algo que no llegaba a entender... fue entonces cuando una luz blanca e intensa se encendió y se apagó sin dejar rastro... sabía lo que había visto... primero pensó en un meteorito... pero inmediatamente comprendió que no había sido tal cosa... el fenómeno trascendía lo humano y se acercaba una vez más al experimento militar... una luz con forma de disco que se consume en sí misma... se funde en la oscuridad... como si hubiese cruzado un límite... volvió a retrotraer metros hacia atrás... otros cinco... otros diez... otros cincuenta... de pronto el SOL brillaba como si nada... incólume... majestuoso... quieto... ante semejante experiencia... avanzó nuevamente hasta un punto donde la noche reaparecía oscura, profunda, indescifrable... ¿qué cielo era ése?... ¿qué universo había allí?... él no había estudiado esos mundos... pensó en regresar con un papel y registrar lo que estaba viendo, pero no recordaba haber visto hojas en blanco en la biblioteca, tampoco lápices... debía grabarse esa visión en la mente... dos espiras cruzadas y repletas de mundos... estrellas de magnitudes similares a Sirio, pero más intensas... en la intensidad de los oscuros, se percibían reflejos rojos en una de las espiras, violetas en la otra, y en el medio azules azabaches raros, jamás vistos por él... quizás por nadie... estos alemanes habían descubierto una frontera del espacio-tiempo... intentó determinar el límite entre el día paralizado con un SOL radiante y la noche cerrada de un cielo irreconocible, pero todo parecía indicar que la visión dependía de su mente y no del espacio en el que se detenía a observar... en medio de ello escucha un zumbido... no, no era un zumbido... era un ruido acompasado como el que producía el motor del barco... había un sonido repiqueteando en su cabeza pero no lo identificaba como algo conocido... parecía un ruido a engranajes y pistones pero suave comparado con los que guardaba en su memoria... no había un límite entre día y noche... no había una frontera entre noche y día... se le pasó por la cabeza que no estaban en la Tierra... pero no podía ser, era imposible... ridículo... estaban en una isla desconocida... punto... lo demás debería ser parte del experimento... regresó a la casa y buscó a sus marineros que estaban concentrados en la biblioteca, intentando descubrir literatura que aclarase el "desperfecto" que los estaba afectando... otra vez se repetía la escena de abrir los libros desde su contratapa... leerlos de atrás hacia adelante sin omitir una sola hoja... según se colocaba el libro frente a los ojos se podía leerlo en inglés, siendo que a veces se veía en francés, otras en alemán... otras, al colocar el libro de canto, podían percibirse escrituras en una lengua parecida al sánscrito... y si se lo invertía aparecían los mismos textos en cirílico... uno de los marineros se reía para sus adentros girando los libros y viendo los efectos que esto producía en sus contenidos... estos alemanes eran geniales, habían logrado desarrollar traductores instantáneos... según la naturaleza del lector... otra que Alejandría! esto sí que era un descubrimiento... el libro detectaba qué lengua hablaba el que pretendía leerlo... eso sí que era tecnología... ¿qué otras lenguas identificaría y en qué posición había que colocar a los libros para leerlos?... ninguno de ellos había reparado aún en que en occidente las neuronas humanas funcionan de izquierda a derecha, mientras que en el oriente lo hacen a la inversa, de derecha a izquierda... ¿cómo saberlo?... la genética del caos ni se acercaba al pensamiento práctico de estos marineros sobrevivientes de sus pobrezas... la genética del orden de la creación tampoco... al encontrarse en la biblioteca, oficial y marineros cada cual se apresuró a contar sus descubrimientos... confusión mediante, se miraron perplejos... esto era más grave que lo estimado... uno de los marineros tuvo necesidad de ir al baño, para lo cual debía transponer un extenso pasillo vinculante con habitaciones... pretendió llevar el libro consigo... pero una pared de aire se interpuso y aun cuando quería avanzar por el pasillo, el aire parecía ser un muro aislante impidiéndole el paso... desesperado por su urgencia se empecinó en cruzar ése aire denso... no pudiendo hacerlo dejó el libro sobre una mesa para presionar con todas sus fuerzas, pero al hacerlo descubrió que el aire era solo aire, no había pared ni muro, y el paso estaba despejado para ir a servir a la necesidad fisiológica... no tenía tiempo de pensar en ello... mientras tanto el oficial relataba su experiencia a dos marineros que lo miraban como troglodita escapado de un museo... ¿qué pavadas decía este hombre?, deliraba... el oficial estaba cayendo en la cuenta que estaban en un plano de realidades alteradas... un fenómeno nunca antes descrito... nada alguna vez documentado... nadie había escrito sobre ello, salvo este francés Julio Verne... que exploraba mundos distantes desde una mente prodigiosa... pero él no había vivido siquiera la primera guerra mundial... había ciertas similitudes... pero... cuando la duda te carcome, mejor no moverse en su búsqueda... ABRIL 23, 2017.- tanto el espacio como el tiempo son independientes de la luz... y de la mente.

LA ISLA© [4] By Víctor Norberto Cerasale Morteo

Crédito de la Pintura: Carmen Conde Sedemiuqse Esquimedes LA ISLA© [4] By Víctor Norberto Cerasale Morteo el dispensador dice: no todas las definiciones "definen"... no todo lo que se define es pasible de una "definición"... los alemanes habían llevado a cabo desde fines del siglo XVIII extensas investigaciones acerca de una materia inestable a través de la cual parecían haberse "fugado" civilizaciones enteras... daban por cierta la historia de la Lemuria y su repentina desaparición en el Pacífico central... en el cataclismo habían desaparecido no menos de casi cien millones de personas, pero había algunas evidencias que hablaban de no pocos escapando del futuro a través de portales de un espacio-tiempo, dichas memorias estaban en toda la cuenca oceánica del Pacífico, donde aún no habían llegado los ruidos del occidente apurado por las economías industrializadas... daban por cierta, también, a la historia trágica de la Atlántida y abrupta desaparición debida a un cataclismo que la desintegró en el medio del océano Atlántico... había evidencias de ello entre las tribus de la América Central, que relataban lo mismo que se escuchaba en el Sahara noroccidental... asimismo, había evidencias de que no pocos atlantes habían salido de la Tierra antes que se produjese la hecatombe... y no era lo único... relatos equivalentes aparecían por todas partes, incluyendo a la civilización nubia pre-egipcia, que había heredado pirámides y obras de una antigua humanidad, reconociendo que cuando ellos tomaron posesión de dichas regiones, todo estaba construido y era ya muy viejo, estando abandonado... por ende, investigar el tema valía la pena, y desarrollarlo como tecnología militar para los conflictos del siglo XX daba fundamentos suficientes como para invertir en "razonar" los por qué y los cómo de aquellos pasados tan nublados como sinuosos... no era lo único, y había antecedentes de buena cepa, tal el caso del descubrimiento de las aleaciones de níquel desarrolladas por las culturas andinas en un extraño "vaya a saber cuándo" que parecían ser contemporáneas a los ecos de los lemures y los atlantes... esas aleaciones de níquel le habían permitido a Alemania crear una nueva generación de armamentos livianos de alta resistencia... así es que todo lo demás estaba plenamente justificado para "experimentos" de cualquier índole y factor... más cuando habían puesto cerebros a evaluar los conocimientos nubios y pre-nubios sobre las conjunciones de las energías electromagnéticas descubiertas como "habituales" entre culturas antiquísimas... los mundos perdidos contenían evidencias para nada despreciables, que debían ser transformadas en tecnologías militares... concluida la guerra mundial, los rusos estaban en pleno conocimiento de las avanzadas científicas alemanas... siendo que los "aliados" venían retrasados en "entender" para que servía esto de sumergirse en un pasado intrincado propio de místicos y de alquimistas... los "aliados" pensaban que todo eso no pasaban de patrañas científicas... y tardarían bastante en "darse cuenta"... mientras el torbellino giraba en los aires de la Tierra, tres marineros y un oficial perdidos en una isla fantasma creían haber sido capturados por elaboradores de un experimento militar... territorio abandonado luego de 1945 y la capitulación japonesa a manos del sacrificio de inocentes debido a un holocausto nuclear tan experimental como innecesario... la cuestión era que la isla parecía olvidada en un presente paralizado, que se repetía con variantes día tras día, para lo cual había sido borrada de los mapas náuticos de la época... de hecho el cielo permanecía límpido... sin nubes... con una brisa suave y envolvente... jamás se ponía el SOL... no había LUNA, no había estrellas, ni cielos nocturnos... el horizonte permanecía como pintado... el mar estaba planchado... no se olía a sales marinas en el aire... la energía eléctrica, sin fuente aparente, permanecía encendida siempre... las habitaciones relucían... las instalaciones de la cocina se mostraban pulcras y con alimentos frescos cada vez que alguien acudía a buscar comida.... los servicios estaban intactos y parecían limpiarse cada vez que alguien los utilizaba... la biblioteca tenía literatura científica de avanzada así como general, suficiente para abordar cualquier tema buscando soluciones o respuestas... los libros no juntaban polvo y alcanzaba con pensar el tema para que el libro se pusiese a disposición del "buscador"... no había armas... no había herramientas... y la estructura pecaba por ser un laberinto piramidal de una complejidad inusitada, donde aparecían puertas y ventanas hasta donde hacía un rato no las había... indudablemente, se trataba de un experimento de avanzada militar, seguramente alemán... gentes que se habrían ido cuando las fuerzas aliadas ocuparon el Pacífico... no obstante ello, tanto el oficial como los marineros, pensaban que algo allí no encajaba con lo que se apreciaba a primera vista, y todos estaban alertas ante la posible reaparición de los propietarios de este lugar secreto... el oficial tenía un reloj de bolsillo que le habían obsequiado durante su graduación... el mismo funcionaba a la perfección, pero estaba quieto desde que había arribado a la isla... el SOL parecía atado al cenit... y todo lo demás era confuso... no cabía duda alguna de que el tiempo no pasaba... y que algún papel jugaba la luz permanente... estancada... la isla tenía una gran superficie que no se podía explorar por miedo a algún escuadrón militar recuperando su playa de operaciones... demandaría días, y el oficial había caído en la cuenta que los días se sucedían de un orden que no parecía ser el habitual para lo conocido en la Tierra de los humanos... todos ellos sabían que los franceses y los holandeses circulaban por las aguas del océano Pacífico con cierta habitualidad, y que en algún momento darían con su posición... no obstante, todo sonaba tan raro que cada uno guardaba sus dudas con recelo... ¿por qué al dormir soñaban con realidades alteradas?... ¿por qué por momentos parecían verse sombras escurriéndose por los pasillos, ofreciendo visiones de fracciones de segundo?... ¿quién cocinaba sin ser visto?... ¿quién o qué mantenía encendida las bombillas?... ¿por qué todo estaba inmaculado?... el circuito de movimientos era pequeño comparado con el tamaño de la isla... pero temían alejarse hacia un ámbito desconocido lleno de peligros... ¿y si el experimento había pertenecido a los japoneses?... no, las mentes regresaban a Alemania, como atraídas por alguna razón de afinidad... los días se escurrían como el agua... pero habían perdido la cuenta de los tiempos... y no pudiendo calcular nada en función de los movimientos, se daban por estancados dentro de un escenario totalmente paralizado... léase, eran parte del experimento, sin saber de qué se trataba éste... dicho sea de paso, ¿de dónde salía el agua potable?... uno de los marineros creía escuchar el sonido de una bomba o de algo parecido a una bomba, pero no había hallado nada en los sótanos... y ese ruido sonaba en una sola cabeza, y no en las otras... el oficial pensaba en rendirse, pero ¿a quién?... entregarse a cambio de la vida de sus marineros... pero, ¿a quién?... por momentos el aire circundante parecía hervir o desdibujarse, pero eran segundos casi imperceptibles... que obligaban a los actores a callar por miedo al ridículo ante sus compañeros... ¿cómo reconocer que se veía algo que el otro no veía?... ¿cómo describir algo que no era explicable con palabras?... uno de los libros de la biblioteca que había caído en manos del oficial, refería a puertas místicas invisibles a los ojos humanos... el libro estaba en idioma inglés, pero cuando las hojas circulaban en cierto ritmo, parecía estar en idioma alemán, y en una ocasión al girar las hojas en el sentido errado, parecían estar escritas en francés... el fenómeno era tan extremadamente corto que era imposible verificar los cambios, y tal te lo dije, todos los libros debían abrirse por su contratapa y ser leídos desde atrás hacia adelante... si la hoja no se leía, no había forma de leer la previa anterior y así sucesivamente... ¿quién querría leer un libro al revés?... esto era cosa de científicos militares... en estas cavilaciones el oficial alcanzó una de las galerías que rodeaban la estructura y tuvo la sensación de ser observado... se movió con mucha precaución pero no pudo detectar nada extraño más allá de su sensación íntima... acostumbrado a los mares, no lograba discernir esta realidad confusa... por su parte, los marineros sentían haber caído en algo semejante a un paraíso... el aire que respiraban les aplacaba el alma... cuando la mente se desviaba en búsquedas de otros tiempos, algo corregía el rumbo y los volvía a la comodidad quieta... incorruptible... cada uno de ellos iba fabricando sus propias conclusiones en la mayor de las reservas... exponían sus dudas sin profundizarlas, dando por aceptado que se trataba de un experimento en el que habían quedado capturados... todos tenían temor de hablar y preferían el silencio de la realidad repetida... cada uno iba construyendo sus propias definiciones... sabiendo que estas no se correspondían con las de sus compañeros... todos iban aprendiendo a no mostrar sus debilidades... a exponer sus incapacidades... tenían miedo de morir en un asalto ejecutado por los dueños del proyecto del que habían sido víctimas, en ausencia. ABRIL 22, 2017.- el oficial recordaba haber escuchado comentarios acerca de un experimento alemán en el Tíbet... en los tiempos de la India británica...

Microsoft Word - 531.- Teoría de la novela. Texto 1916

Microsoft Word - 531.- Teoría de la novela. Texto 1916

Microsoft Word - 531.- Teoría de la novela. Prefacio 1962

Microsoft Word - 531.- Teoría de la novela. Prefacio 1962

György Lukács | Teodicea e interrupción

György Lukács | Teodicea e interrupción

György Lukács | Teodicea e interrupción

György Lukács | Teodicea e interrupción