jueves, 29 de febrero de 2024

Sesión 52, ponente invitado Adrián Velázquez Castro, “Conociendo el pasado a través de los materiales arqueológicos de concha", El Colegio Nacional, Ciudad de México, 25 de abril de 2024. VISIT: Leonardo López Luján +++++

Sesión 52, ponente invitado Adrián Velázquez Castro, “Conociendo el pasado a través de los materiales arqueológicos de concha", El Colegio Nacional, Ciudad de México, 25 de abril de 2024. VISIT: https://www.academia.edu/115566183/Sesi%C3%B3n_52_ponente_invitado_Adri%C3%A1n_Vel%C3%A1zquez_Castro_Conociendo_el_pasado_a_trav%C3%A9s_de_los_materiales_arqueol%C3%B3gicos_de_concha_El_Colegio_Nacional_Ciudad_de_M%C3%A9xico_25_de_abril_de_2024_VISIT_?email_work_card=title Leonardo López Luján López Luján, Leonardo, Alejandra Aguirre e Israel Elizalde, “Dressed to Kill: Richly Adorned Animals in the Offerings of the Great Temple of Tenochtitlan”, Birds and Beasts of Ancient Mesoamerica, Denver, UPC, 2023, pp. 244-281. VISIT: https://www.mesoweb.com/es/articulos/sub/Dressed_to_Kill.pdf https://www.academia.edu/110760540/L%C3%B3pez_Luj%C3%A1n_Leonardo_Alejandra_Aguirre_e_Israel_Elizalde_Dressed_to_Kill_Richly_Adorned_Animals_in_the_Offerings_of_the_Great_Temple_of_Tenochtitlan_Birds_and_Beasts_of_Ancient_Mesoamerica_Denver_UPC_2023_pp_244_281_VISIT_https_www_mesoweb_com_es_articulos_sub_Dressed_to_Kill_pdf Leonardo López Luján Meehan Hermanson, Patricia, Leonardo López Luján y Giacomo Chiari, “Las orejeras con teselas de turquesa de la Ofrenda 125 del Templo Mayor”, Insignias de los dioses: la madera del Templo Mayor, México, INAH, 2023, pp. 68-72. VISIT: https://www.mesoweb.com/es/articulos/sub/Las-orejeras.pdf https://www.academia.edu/110760437/Meehan_Hermanson_Patricia_Leonardo_L%C3%B3pez_Luj%C3%A1n_y_Giacomo_Chiari_Las_orejeras_con_teselas_de_turquesa_de_la_Ofrenda_125_del_Templo_Mayor_Insignias_de_los_dioses_la_madera_del_Templo_Mayor_M%C3%A9xico_INAH_2023_pp_68_72_VISIT_https_www_mesoweb_com_es_articulos_sub_Las_orejeras_pdf Leonardo López Luján De Anda Rogel, Michelle, Leonardo López Luján y Saburo Sugiyama, “El resurgimiento del Templo Mayor: los proyectos arqueológicos en la pirámide principal de Tenochtitlan”, Arqueología Mexicana, n. 181, 2023, pp. 16-23. VISIT: https://www.mesoweb.com/es/articulos/sub/AM181.pdf https://www.academia.edu/107996044/De_Anda_Rogel_Michelle_Leonardo_L%C3%B3pez_Luj%C3%A1n_y_Saburo_Sugiyama_El_resurgimiento_del_Templo_Mayor_los_proyectos_arqueol%C3%B3gicos_en_la_pir%C3%A1mide_principal_de_Tenochtitlan_Arqueolog%C3%ADa_Mexicana_n_181_2023_pp_16_23_VISIT_https_www_mesoweb_com_es_articulos_sub_AM181_pdf Leonardo López Luján Medina-Rosas, P., M. Báez y L. López Luján, “Corales blandos (Cnidaria: Anthozoa: Octocorallia) de las ofrendas 178 y 179 del Templo Mayor de Tenochtitlan, México”, Revista Hidrobiológica, v. 33, n. 2, 2023, pp. 97-104. VISIT: https://www.mesoweb.com/es/articulos/sub/Corales_blandos.pdf https://www.academia.edu/107391247/Medina_Rosas_P_M_B%C3%A1ez_y_L_L%C3%B3pez_Luj%C3%A1n_Corales_blandos_Cnidaria_Anthozoa_Octocorallia_de_las_ofrendas_178_y_179_del_Templo_Mayor_de_Tenochtitlan_M%C3%A9xico_Revista_Hidrobiol%C3%B3gica_v_33_n_2_2023_pp_97_104_VISIT_https_www_mesoweb_com_es_articulos_sub_Corales_blandos_pdf Leonardo López Luján

miércoles, 28 de febrero de 2024

CUANDO TE CAIGA LA FICHA © By Víctor Norberto Cerasale Morteo® EL AMAGUE [EL IMPERIO-1]

CUANDO TE CAIGA LA FICHA © By Víctor Norberto Cerasale Morteo® EL AMAGUE [EL IMPERIO-1]
Imagen crédito: Carmen Conde Sedemiuqse Esquimedes https://www.facebook.com/sedemiuqse https://www.facebook.com/photo/?fbid=10227751466763870&set=a.1573485948783 Todo comienza en alguna parte, y así como lo hace (comienza), todo termina en alguna otra parte, seguramente en un lado inesperado, seguramente en un ángulo opuesto, seguramente en un espacio jamás avizorado, seguramente en las antípodas de cualquier pensamiento… el lapso que media entre el inicio y la conclusión, esconde numerosas vicisitudes que aportarán aprendizaje, enseñanza, y experiencia a quien le toque transitar los hechos… la vida, es parte de un experimento, y hay suficientes evidencias de ello… del mismo modo, cada circunstancia resulta ser un ensayo, y también, hay suficientes evidencias de ello… verlas o no, depende de cada esencia, así como, entenderlo o no, depende de cada alma… a cada quien le toca una vida según lo que arrastra en su karma, pero además, a cada quien le toca una vida según lo que lleva en su esencia… el destino es un diseño que se ajusta a lo que hay dentro del uno mismo, por ende, sucede dentro del ser, y no fuera de él, como se cree… podría decirse una arquitectura a medida que por tratarse de lo que es, no puede encajar en ninguna otra vida que no sea la referida, la específica, la determinada… la elegida… como sea se lo pretenda ver, todo lo que sucede a un ser humano en la Tierra, está condicionado por un comienzo, así como lo está por un final, por lo tanto, nada resulta imperecedero, y esto no debe ser perdido de vista… ya que el proceso de aprendizaje conduce al desprendimiento… ya que ese mismo proceso de enseñanzas sucesivas, conduce al desapego… a unos les llega antes, mientras que a otros lo hace después… por supuesto, no falta quien no le llega nunca, y eso se relaciona con los resultados de cada ensayo, incluidos todos (ensayos) dentro de un único experimento donde las almas son puestas a prueba… - La miseria humana busca denodadamente lo secreto, para apoderarse, para hacerlo propio e inmediatamente, tergiversarlo para salir a vender el secreto por partes que nunca puedan ser enlazadas, mucho menos ensambladas… el secreto es parte de la mentira que sustenta a una miseria humana determinada, y hay tantas formas de miseria como humanos miserables hay… pero, dicha mentira no será tenida por tal por quien ostenta la miseria humana, porque ella misma justifica su propia existencia, y forma parte de cualquiera de sus argumentos, tanto explícitos como ocultos… entonces, dicha mentira será esgrimida otra y otra vez, apelando a distintos recursos, que la deformarán según cada circunstancia, para que, el protagonista la utilice a discreción según la necesidad de la víctima de cada ocasión… por lo tanto, el miserable en cuestión, jamás se alejará del argumento que sostiene su mentira, y la irá adecuando a la circunstancia, para satisfacer sus propias necesidades, que desde luego, nunca coincidirán con aquellas de su víctima, ofreciéndole una ventaja… ya que de hacerlo, de coincidir en alguna circunstancia, la víctima se verá obligada a huir, dejando todo atrás, o bien, perdiendo aquello que construyó, al sólo efecto de salvar el pellejo, y además, poner a salvo el alma… entonces, el rol de la miseria humana es eminentemente multifacético y adopta la forma del momento… asimismo, los eventuales roles de las víctimas, se ajustarán a lo que el destino indique como proceso de aprendizaje… la miseria humana siempre o casi siempre saldrá beneficiada, mientras que las víctimas siempre saldrán perjudicadas, de una u otra formas… el victimario siempre estará satisfecho por un instante, y tendrá la necesidad de ir por más, de aumentar la apuesta, de agregar víctimas a su lista, de sentirse victorioso ante la debilidad ajena… mientras que la víctima lo será de su propio aprendizaje, viéndose obligada a escapar del laberinto de la mentira en la que se ha visto envuelta… tanto victimario como víctima juegan roles diferentes, vibran de modo diferente, emanan energías diferentes, se conectan con intenciones diferentes, y se desconectan de maneras distintas… seguramente, a la víctima le caerá, en algún momento, la ficha de lo acontecido, antes o después… asimismo, al victimario o a la victimaria, la ficha no le caerá nunca, porque no estará en el ámbito de su interés, mucho menos de su lógica… la ficha cae donde hay sensibilidad… donde la sensibilidad no existe, no cae, mal que le pese a los negadores, mal que le pese a los manipuladores, mal que le pese a los mentirosos, mal que le pese a los traidores, mal que le pese a los miserables, y mal que le pese a los estúpidos que nunca faltan… - La miseria humana está enquistada en la política, por lo tanto, los estados, cualquiera de ellos, son miserables… existen como mecanismo recaudatorio, pero están imposibilitados de asistir a sus ciudadanos, por lo tanto, estos últimos (ciudadanos) están librados a sus respectivas suertes… así es que, el modelo que desciende desde la función de cualquier estado, es miserable por excelencia, trátese de democracias, trátese de dictaduras, trátese de cualquiera de las formas de gobierno que cada quien pueda entender o reconocer… los estados miserables, son, entonces, declamativos… declaman sobre los derechos, pero no los garantizan… declaman sobre la salud, pero la restringen… declaman sobre la educación, pero la transforman en un mecanismo de selección… declaman sobre garantías laborales, pero esas sólo se conceden a los amigos, o a quienes responden a las conveniencias… declaman sobre el derecho a la propiedad, pero no se ofrecen viviendas sociales, sino que todo está condicionado por las capacidades de compra de las circunstanciales víctimas, que verán restringidos sus accesos a sus posibilidades financieras… declaman la ayuda humanitaria, pero cuando la catástrofe tiene lugar, el estado se borra o se desentiende, dibujando una historia inexistente… dicho de otra forma, el modelo miserable demanda acciones miserables que habiliten a participar del juego que también es miserable… eso fue inventado por el imperio, quizás en el siglo XVII, pero la verdad es que el modelo proviene del imperio romano, que dio forma al actual imperio impersonal que es conducido por diez familias en todo el planeta Tierra, cuyos nombres no son conocidos por los mortales, cuyas funciones son desconocidas por esos mismos mortales, y cuyas participaciones no están en el conocimiento del público, justamente, porque permanecen prolijamente al resguardo del falso periodismo hegemónico que hace un culto de la mentira, y otro de la manipulación… esas familias son miserables, y están compuestas por miserables, que hacen del planeta humano, un mundo miserable, para su propio provecho… desde luego, las familias cumplen y ejercen un rol totalmente oculto… desde luego, ese rol oculto es invisible para el mundo compuesto por seres humanos mortales… por lo tanto, quienes ponen el rostro y el cuerpo, son seres idiotas como los reyes, que trasmiten sus herencias según el rango de miseria que ostentan… detrás ellos, los reyes, aparecen los primeros ministros y sus presidentes, también miserables, y detrás de ellos, numerosos funcionarios de distinto rango, que llegan a sus respectivas posiciones exhibiendo distintos grados de miserabilidad… a partir de allí, el ejemplo que baja a los ciudadanos encarna un modelo miserable con proyección geométrica… la geometría determina la miserabilidad, y quienes cumplen dichos roles, son personas carentes de alma, carentes de escrúpulos, que dirán que sí a la víctima propiciatoria, para luego tomar la decisión por el no, riéndose para sus adentros, y haciendo como si nada hubiese ocurrido… la miseria humana tiene mil rostros y apela a mil disfraces, que casi nunca son detectados por los humanos comunes y mortales… a los miserables les sobra el tiempo, mientras que a los mortales el tiempo no les resulta suficiente… - Desde luego, a la mayoría de los humanos no les importa el rol del imperio, porque necesitan sobrevivir y están enfrascados en ello… y lo hacen dentro de la miseria que desciende desde el poder visible… si ellos mienten, porque no lo voy a hacer yo, se dicen para sí mismos… ingresan a la rueda de las mentiras, y esta demanda máscaras variadas, y disfraces de ocasión que se van adaptando según las circunstancias… en ese punto, la ficha no cae… en ese punto, nadie se da cuenta, porque nadie asume la condición del papel que cumple, a veces más miserable, a veces menos miserable, pero siempre bajo la consigna de miserabilidad manifiesta… el aturdimiento al que el ser humano se ve sometido, impide darse cuenta… y dicho aturdimiento va creciendo a medida que transcurre la vida, envolviendo el alma como un capullo, que impide ver, que impide escuchar, que impide entender, que impide sentir, y por lo tanto, impide darse cuenta… cuando la ficha no cae, abruma el estado de inconsciencia… el imperio se impone… impone su fórmula… impone su método… impone su estilo… impone su razonamiento miserable… impone sus condiciones… y el mundo se sumerge en la estupidez de creer que todo es así, y no puede ser de ninguna otra forma… sólo los que toman distancia descubren que la cosa no es como la recitan… algo les abre los ojos y sienten en su propia fibra que la cosa no es como la cuentan… descubren que la vida es otra cosa… descubren que hay una empatía que construye humanismos… descubren que hay una conexión real con el más allá, y algunos, se animan a cultivarla… a medida que la distancia se hace más grande, hay una necesidad imperiosa de no regresar al sistema imperial… en ese punto, algunos descubren el silencio, mientras que otros le agregan la soledad… descubrir el silencio es comenzar a encontrarse con uno mismo, y algunos lo logran… cuando se comprende el valor de la soledad, hay una necesidad de huir hacia lo profundo… y a medida que se avanza, las fichas caen en sucesión y la memoria del karma se abre, permitiendo que el inconsciente se vuelva consciente… a algunos les ocurre tal te cuento y el proceso es más o menos rápido… otros van cayendo en la cuenta con lentitud, pero a medida que se encuentran, se alejan de las propuestas del imperio, esto es, aprenden a vivir por fuera del sistema atrapante… muchos se vuelven ermitaños… pero la mayoría construye parejas donde cada uno se va encontrando a medida que el otro avanza y viceversa… como sea se lo quiera ver, el imperio tiene sus referencias y sus focos concentradores de energía disolutoria que, justamente, disuelven el alma, imponiendo el ego como modelo de sobrevivencia absoluta… el humano al que le disuelven el alma, se transforma en un ente inerte, se sumerge en la rutina, y repite el error constantemente, a efectos de asegurarse que nada cambie, que nada altere el proceso dentro del cual se siente más o menos cómodo, o bien, donde se siente a salvo de las amenazas de la jungla humana… a los inertes, la ficha no les cae nunca, porque huyen de la reflexión, así como huyen del pensamiento, abrazándose a los estados de negligencia… del mismo modo, a los híbridos, la ficha no les llega nunca, porque jamás despiertan, ni siquiera cuando lo hacen… los inertes y los híbridos son sirvientes de los que recogen, almas vacías que viven de la manipulación y a la sombra de los mandatos del imperio… los que recogen son muchos y cumplen variados roles sociales… dichos roles sociales los obligan a estar atentos a descubrir a los pocos, los escasos, sembradores de iniciativas, que son los genuinos motores del mundo de los humanos… los sembradores son aquellos que proponen los cambios… los sembradores son aquellos que crean y descubren… los sembradores son la fuente de las ideas… por ende, el imperio va tras ellos, a veces para neutralizarlos a tiempo… a veces, para saquearlos y apoderarse de sus pensamientos y de sus voluntades… a veces, para diezmar sus ganas y desalentar sus energías… entre los que siembran, están los anónimos y los desconocidos que construyen, mientras todos los demás utilizan o destruyen, consumen o pulverizan, saquean y ocultan… como se puede apreciar, todo funciona dentro de un equilibrio inestable… - El imperio propone un esquema de beneficios que acercan al poder… cobija a los que recogen… cuida a los inertes… protege a los híbridos… mientras persigue a los que siembran… y mientras tanto, usufructúan el modelo perverso que los retroalimenta… mientras que los que siembran se dan cuenta, y les cae alguna de las fichas (o todas ellas), los que recogen andan ciegos de futuros posibles, los inertes desprecian cualquier futuro, mientras que los híbridos ni siquiera reconocen de qué se trata un futuro, pero viven atados al tiempo del reloj y los almanaques… en el medio de esa realidad, la gente vive como puede, como sabe, como entiende, como le cae… y en dicho concierto, la gente se somete a la rutina o bien huye de ella, y en ese punto, se producen las diferencias entre unos y otros… - Mientras algunos amagan entender las múltiples funciones del imperio, luego revisan su posición dentro del concierto, y regresan rápidamente a su estado de confort, porque sienten que fuera de él, los peligros acechan, y no saben cómo enfrentar la realidad que les propone cada destino… y evitan tener que defenderse de las fuerzas desconocidas que propone el imperio y sus funcionarios, y sus súbditos en degradé… de alguna forma sienten que es mejor adaptarse y soportar, que tener que enfrentarse a algo que no pueden manejar, que no se sienten capaces de neutralizar, o bien, que los domina constantemente cambiando las variables de lugar, para desviar la atención de los mortales, y esclavizarlos con facilidad… uno de los modelos del imperio es el miedo… otro de los modelos del imperio es la confusión… uno más, es la duda… todo ello manipulado mediante mentiras que dejan a los súbditos atónitos ante el brutal desconcierto… el desconcierto conduce a un brutal estado de zozobra que nadie soporta, que nadie acepta, que nadie tiene capacidad para analizar buscando despegarse de la tragedia que le impone el sistema… - Como te dije, los renegados, huyen… como te dije, los que se rebelan, escapan… como te dije, a aquellos que les cae la ficha, toman distancia, y evitan verse atrapados en las telas de araña que teje el imperio por todos lados… porque cuando lo analizas en profundidad, el tejido no existe, y todo es un artilugio para someter voluntades… pero el miedo ofrece dudas, y estas instalan confusiones a medida de cada ser humano expuesto a algo que no logra desentrañar… - Como te dije, soy un renegado, no sólo del imperio, sino de los manipuladores, porque los ge padecido… como te dije, tomo distancia del sistema de comodidades a escala que propone el infierno imperial, y me las arreglo como puedo… como te dije, me alejo de las máscaras y los disfraces, y voy en la búsqueda de las evidencias y las certidumbres que cursan por fuera del negocio de las ciencias de conveniencias… como te dije, al descubrir la función social de aquellos que andan por la vida recogiendo, huyo y me vuelvo ermitaño, tengo mis propias grutas, y esas no las conoce nadie… como te dije, he aprendido que los inertes no aportan nada, pero absorben energía positiva para transformarla en energía negativa, de la que se alimentan… como te dije, reconozco la función de los híbridos y sus acechanzas, seres que van por la vida detectando a los sembradores, a quienes denuncian ante el imperio, para que este los neutralice o los destruya, según el peligro que representan sus iniciativas… cuando te cae la ficha, sólo queda el exilio, porque eso explica todo lo que has ido encontrando a tu paso… de alguna forma, traduce cómo te has ido dando cuenta de la tragedia que envuelve a los otros… de alguna forma, te has cruzado con la mentira en numerosas oportunidades, y has sido víctima de ella… de alguna forma, también has sido víctima de la manipulación de los que recogen, también de los inertes, y has quedado expuesto a las amenazas de los híbridos… tal vez, el exilio es el comienzo del encontrarse consigo mismo… tal vez, el exilio te exige estar atento a todo lo que te rodea, y a todo aquello que, desde la distancia, puede afectarte… tal vez, el exilio es un viaje extremo a las geometrías del arte… tal vez, el exilio te lleva a mensurar las mentiras en las que está envuelto el planeta Tierra, la humanidad, y todos los componentes que dan forma a la vida según se la entiende… tal vez, el exilio es un empujón hacia la alquimia y sus designios… tal vez, el exilio es un portal que da acceso al rompecabezas de las fichas que caen en secuencia… debo confesarte que las fichas me comenzaron a caer desde siempre, no desde que tengo memoria, sino desde siempre, quizás debido a las circunstancias que me han tocado atravesar… pero también, debo reconocer que todo el proceso ha ido en crecimiento, de menor a mayor, como un aprendizaje metódicamente diseñado para que la enseñanza prenda de una vez… una cosa a llevado a la otra… el despertar ha conducido al silencio… el silencio lo ha hecho a la soledad… la soledad me ha llevado a la reflexión contemplativa… esta me ha conducido al razonamiento crítico extremo… y éste me ha llevado a tomar distancia del imperio y sus hechos, por consiguiente, me ha empujado fuera de sus ámbitos, lo que me ha permitido descubrir dónde es que los engranajes no encajan… allí he caído en la cuenta que el sistema de relojería está roto y las agujas ni avanzan ni retroceden, sino que permanecen estáticas, haciéndole creer a los mortales que sí se están moviendo… nadie sabe cómo escapé, y tampoco te lo diré… nadie sabe en qué momento escapé, y tampoco te lo diré… podrás sacar tus propias conclusiones a medida que avanza el relato… - Claro está, todo esto ha estado acompañado de que nunca me engañé a mí mismo… he evitado mentirme, para no tener que justificarme… he evitado manipularme, para no tener que inventarme explicaciones… he evitado traicionar mis principios, para no sentir dolores innecesarios… he evitado tener que verme expuesto a mis propias excusas… y la verdad, es que si se diese la oportunidad, repetiría la fórmula, para no tener que verme expuesto a conductas miserables, qué, además, proponen la estupidez como mecanismo de vida… todo ello, tiene un precio, pero cuando lo piensas con detenimiento, caes en la cuenta que es preferible dicho precio, al verse atrapado en la madeja del imperio… un imperio que nunca entrega nada, pero que siempre pide todo, nada más que por el solo hecho de respirar… - Huir de las garras del imperio es un proceso que tiene etapas… te vas desprendiendo a medida que te cae la ficha… porque ese mismo imperio vende frustraciones que evitan que, alguna vez, te sientas cómodo… obligándote a estar alerta ante cada paso… de alguna forma, la conexión te va enseñando a entender dónde está cada problema, y en muchos casos, llegas a la conclusión que el problema no existe, o que el mismo no tiene asidero, o bien, que no responde a ninguna ecuación… a medida que te cae la ficha, miras, te detienes, analizas, y te vas despegando de la tragedia que te venden… no se trata de un tragedia global, sino de algo diseñado a escala, para que se sienta propio y único… en la medida que te das cuenta, huyes… primero escapas de algunos mecanismos, y ello te lleva a hacerlo de otros… a veces, muchas veces, escapas de un mecanismo para caer en otro, pero de eso también se aprende, porque poco a poco vas concluyendo que los atrapados son muchos, y se cuentan por miles de millones… además, reconocer a aquellos que van por la vida recogiendo, demanda su tiempo, y también representa un aprendizaje, sucediendo lo propio con los inertes, y también con los híbridos, por lo tanto, debe entenderse que hay muchas formas de deformar las visiones de quienes recogen, tantas como las hay de los inertes, y tantas como las hay de los híbridos… descifrar las máscaras y los disfraces que utilizan, te lleva la vida… de alguna forma no humana, vas aprendiendo a esquivarlos, pero mejor aún, de alguna forma, como gracia concedida por alguna divinidad, vas aprendiendo de identificarlos antes que se muestren, o bien, antes que hablen, o bien, antes que los hechos los pongan en evidencia, o mejor aún, vas entendiendo cómo les funciona la herramienta de la mentira, te vuelves sensible, y afinas las sensaciones hasta el extremo de verlos venir, mucho antes que se manifiesten… - Aprendes que una de las mentiras más sencillas habla de amor… pero al hurgar un poco, verificas que se trata de seres vacíos, donde amar es una excusa de conveniencia oportunista… se victimizan en el amor, pero descubres que no sienten nada por nadie, y que todos son argumentos vacíos que sólo resuelven sus propios estados de miseria… detrás del desamor que terminan exhibiendo, hay un desprecio a cualquier tipo de contacto, sea de cuerpos, sea de almas, sea de vínculos de alguna índole… como no sienten nada, apelan a diferentes artilugios para embaucar a la víctima, entonces, lo descubres en cómo proceden con los otros, y al hacerlo, también descubres que tú eres uno más dentro del esquema destructivo que los caracteriza… permanecer al lado de este tipo de personas, lleva a un dramático estado de confusión, ya que ellos modifican los escenarios constantemente, manipulando las circunstancias, y haciéndote creer que eres el culpable de todos sus males… a su vez, dichos males van cambiando de forma, por lo tanto, van agravando su capacidad de daño, y aquello que comenzó como un juego, termina derivando en una tragedia que no sabes de dónde salió, o bien, cómo se creó, estableciendo planos de confusión de cómo y cuándo tuvo lugar su fabricación… allí, en medio del drama, cuando te detienes, observas que aquel que manipula los hechos, es la misma fuente de todas las tragedias en las que te ves envuelto… cuando lo descubres, no queda otra que el ostracismo obligado, asumido como decisión propia de ponerse a salvo, antes que sea demasiado tarde… en ese punto, entiendes que debes dejar que cada uno entienda el todo según lo que siente, del mismo modo, entiendes que debes permitir que cada uno entienda las partes según lo que siente… no puedes hacer nada por nadie, hasta que a ese “nadie” le caiga la ficha, si es que lo hace… - Aquellos que recogen constantemente, aquellos que hacen de recoger un mecanismo de culto, tienen formas particulares de mentir amor, y cada uno de ellos van promoviendo distintos grados de violencia que, comienzan con una simple palabra, para ir subiendo de tono, alcanzar estados de acusaciones infundadas, y pasar, junto con ello, a una agresión que va desde un insulto, un simple insulto, hasta una agresión corporal, que también, comienza por una bofetada, y termina en algo mucho peor, a la medida del grado de miserabilidad de quien cumple el rol de victimario… he descubierto que quienes recogen, son incapaces de amar… entienden el amor como una palabra vacía, funcional a sus propios huecos… he descubierto que quienes recogen, no sienten nada en el vínculo sexual, pero tampoco lo hacen (sienten nada) en el compromiso formal, o en la mera amistad, o cuando los mantiene la rutina… esto es que se muestran como presentes, pero están ausentes… esto es que se muestran amables, pero están midiendo las circunstancias que les habilitará a apoderarse de todo… esto es que, mientras venden la cercanía, están pensando cómo te van a traicionar en el siguiente paso, o bien, qué mentira emplearán para desvirtuar el foco de atención, tú foco de atención… traducido: los que se dedican a recoger, sólo hacen eso, medir el tiempo que les tomará recoger lo que pretenden, lo que pretenden de tu persona… inmediatamente de obtenido el botín, serás descartado… - Los inertes, en cambio, no sienten nada por nadie, pero lo demuestran todo el tiempo, porque están amparados en el desprecio manifiesto… para ellos no existe la amistad, mucho menos, el amor… por lo tanto, sus vínculos son utilitarios, y están cerca mientras pueden obtener algún beneficio… eso es lo que han aprendido de las fórmulas imperiales, por eso suelen estar cerca de los que recogen, porque siempre dejan algo por detrás que les sirve para obtener alguna ventaja de alguien… los inertes son justamente eso, “inertes”… - Los híbridos, mientras tanto, son seres que adaptan sus formas a sus propios mecanismos de supervivencia… siempre buscan algo que les permita adherirse durante lapsos cortos, lo suficiente como para sacar un resultado, e ir en la búsqueda de otra víctima… en el desconcierto, todo parece ser igual, pero no lo es… eso también se va aprendiendo con el paso de los años… en los inertes como en los híbridos no hay indicios de amabilidad, como no los hay de afinidad, como no los hay de conexión alguna… su función es eminentemente depredatoria, pero en la práctica, sólo se alimentan de cadáveres, o de restos que dejan los que recogen… se nutren de despojos, y allí hay una diferencia significativa con aquellos que se la pasan recogiendo… pero todo eso, lo vas aprendiendo lentamente, experiencia tras experiencia, donde cada uno de ellos se pone de manifiesto, o bien, donde cada uno de ellos se pone en evidencia… las evidencias no dejan lugar a dudas, pero eso no te lo explica nadie, y lo aprendes andando… - A medida que descubres los grados de miseria de los otros, intentas descubrir a alguien que se te parezca… intentas encontrarte con alguien que no sea como ellos… intentas buscar a alguien diferente, que tenga virtudes y no virtualismos… todo eso, demanda tiempo humano… todo eso, demanda tiempo cósmico… las evidencias dejan en claro que es posible encontrar el alma gemela, pero es evidente que ello lleva mucho tiempo, y que a veces, ese tiempo no resulta suficiente como para acercar a dichas almas… las conexiones cósmicas, vistas desde la Tierra, suelen ser inciertas… dolorosamente inciertas… no debes omitir que las conexiones cósmicas se mueven al son de las mareas espaciales, y estas, no lo hacen tal como son las mareas oceánicas… - A lo largo de mis años en la Tierra, me he encontrado con muchas almas afines… imbuidas de singulares estados de sintonías… podría decirse que se trataba de almas sinfónicas, pero no sería suficiente para definir los hechos… podría decirse que se trataba de almas sincrónicas, pero tampoco revelaría con precisión los sentimientos y mucho menos las sensaciones… podría decirse que se trataba de almas armónicas, pero uno es consciente que esto va más allá de la simpleza de las armonías… así es que hay algo que hace que las almas que coinciden cósmicamente, no lo hacen sólo en la Tierra, sino que vienen unidas desde un más allá que nadie logra identificar con precisión… el proceso de encuentros, por lo tanto, es progresivo, y nunca se prolonga por tiempo indefinido, lo cual resulta ser una enseñanza a tener que continuar a pesar de las ausencias… como te digo, las afinidades genuinas, son cósmicas, y allí hay una diferencia substancial, porque comprendes que todos huyen de la misma cosa, del mismo modelo, de los mismos mecanismos, de las mismas herramientas, de los mismos procedimientos perversos, y de alguna forma, todos se han vuelto ermitaños de la propia gruta… todos son refugiados del sistema que rige en la Tierra… todos son exiliados del mismo problema… - La propia gruta es el uno mismo conjugado con el sí mismo… - Las coincidencias cósmicas agregan valor a las almas… - Las sintonías cósmicas no necesitan ser reiterativas, ni tampoco agobiantes… se reconocen y se sabe que están allí, a disposición, para lo que sea… - Cuando descubres los hechos del imperio… cuando descubres cómo está compuesto dicho imperio… cuando te das cuenta que el imperio prescinde de los humanismos básicos… cuando comprendes que el imperio es impersonal y desalmado… cuando entiendes que el imperio se sustenta en monedas y valores que no se comen, sino que sólo sirven para alimentar el ego y sus miserias… no queda otra cosa que huir hacia la vida remanente… la vida remanente es la vida de la que se dispone para estar un breve lapso en la Tierra… en ese breve lapso, los que juntaron poder en pala, se van con las manos vacías… lo compruebas cada vez que se muere alguien imbuido de alguna dosis de poder… sus cuerpos son descartados y ningún alma viaja llena de ese poder, sino que se van como alma despojada de comodidades, de bienestares, de valores dinerarios, de valores metálicos, de la miseria que supo vestirlos mientras estaban con vida… eso no te sorprende, sólo observas y entiendes… curiosamente, todo ese poder, se traduce en olvido tan pronto como desapareces, porque eres reemplazado por otro que viene con más ínfulas, con más codicia, con más avaricia, con más angurria, con más desesperación por apoderarse del futuro de los otros, los demás, los prójimos, los desposeídos que serán saqueados para beneficio de los miserables… - La dosis de miserabilidad no asegura el regreso a ningún cosmos, pero eso, mientras se permanece en la Tierra, a nadie le importa… - Cuando te cae la ficha, te das cuenta que sólo naces por tu alma, y sólo mueres por ella… - CUANDO TE CAIGA LA FICHA © By Víctor Norberto Cerasale Morteo® EL AMAGUE [EL IMPERIO-1]

CUANDO TE CAIGA LA FICHA © By Víctor Norberto Cerasale Morteo® EL AMAGUE

CUANDO TE CAIGA LA FICHA © By Víctor Norberto Cerasale Morteo® EL AMAGUE
Imagen crédito: Carmen Conde Sedemiuqse Esquimedes https://www.facebook.com/sedemiuqse https://www.facebook.com/photo?fbid=10227745378171659&set=a.1573485948783 la ficha cae de muchas maneras diferentes, tantas como perspectivas hay, tantas como personas hay, tantas como visiones hay, tantas como entendimientos hay, tantas como situaciones se dan… la ficha es una especie de golpe que te saca del estado de confort (o de aturdimiento) y te empuja a abandonarlo, pocas veces por las buenas, mediando comprensiones; muchas veces por las malas, atropellando realidades que no dejan lugar a dudas de que, aquello que se sentía bien, ha pasado a sentirse mal, incómodo… esa ficha que te cae, te convierte en otra persona… cada ficha que cae, implica un cambio radical en el estado presente… las fichas que caen del pasado, son reflexivas… las fichas que alteran el presente, son condicionantes, porque obligan a un cambio… la ficha pareciera ser virtual, ficticia, pero en verdad se trata de un empuje cuántico que lleva al alma a desplazarse a favor de sí misma…-- a unos les lleva mucho tiempo darse cuenta, esto es, a algunos que suelen ser muchos, el acto de “caerles la ficha”, les demanda mucho tiempo… habiendo en ello tantos motivos como víctimas hay… a veces prima cierta comodidad… a veces impulsan los sentimientos… a veces condicionan afectos… a veces se priorizan ciertas conveniencias… a veces se sobre estiman ciertos intereses… hasta que, en algún momento, la circunstancia se desmenuza a sí misma, obligando a las partes, o al menos a una de ellas, a tomar decisiones determinantes que, de alguna forma, instalan un antes y un después… antes que te caiga la ficha, el cielo se veía de una forma… después de caída la ficha, el cielo se ve de una manera completamente distinta… desde luego, la diferencia no está en el cielo, sino en uno mismo y su capacidad para definir “qué pasó”, que sucedió que hizo que todo se rompiera… cuando el pasado queda roto, no hay manera de repararlo, así es que demanda irse… por lo pronto, exige un cambio…-- muchas veces la ficha cae de manera violenta, impredecible, que empuja a un cambio de rumbo que también resulta ser violento… para el victimario, lo único que se modificará, es el objetivo, esto es, la víctima… la víctima dejó de ser tal, para pasar a ser cual… el cometido del victimario no cambia, sólo se ajusta a la finalidad que se busca… en el otro extremo, la víctima queda a merced de los daños que nunca son colaterales… hay un golpe de realidad que exige que se cambie el trayecto de un camino que había sido diseñado prolijamente, o bien, el golpe de realidad va más allá de las circunstancias personales, dejando huellas en el alma, que representan una herida o mucho más que una herida, que se traducen en dolor en el espíritu que suele ser inexplicable… como sea, la víctima altera su estado de consciencia, y al hacerlo, se ve condicionada por el día presente, y el día siguiente… asumir el cambio en presente continuo, quita al alma del atolladero, y la coloca en otro escenario…-- es raro que la toma de consciencia sea un proceso suave, ya que casi nunca se da de esa forma… sin embargo, a veces sucede… la víctima se toma su tiempo, y se va despegando del victimario y sus objetivos, hasta que, cambiando el dial, coloca a su propia alma en otra sintonía, distante de aquello que la solía incomodar… es raro, pero hay casos así… siempre el victimario, puteará a la víctima… siempre el victimario, señalará con el dedo a la víctima… siempre el victimario, fabricará historias apropiadas para la humillación y la denigración de la víctima… siempre el victimario, buscará la forma de destruir a la víctima ante los ojos de los demás… y como siempre sucede, los “demás” le darán la derecha al victimario y también ahuyentarán a la víctima… los “demás” suelen estar en sintonía con el victimario porque hay conveniencias e intereses que así lo indican… se trata de una sociedad de conveniencias mutuas, donde escupir a la víctima es el acto más sencillo, ya que en su caída, muchos verán con regocijo su potencial destrucción… luego de producida esta (destrucción de la víctima) cada uno regresará a su rol de victimario propiciatorio de peores intereses…- - podría decirse que cuando cae la ficha, el ser humano al que le sucede, tiene una especie de revelación… la realidad, es que algo lo hace darse cuenta que las circunstancias indican todo lo contrario a lo que se declama, poniendo en evidencia a los oportunistas de la vida, o bien, poniendo en evidencia al victimario, o a los victimarios… o simplemente, exponiendo a algunos de ellos, que los hechos no coinciden con las descripciones previas… en cualquiera de los casos, algo se quiebra, la confianza se rompe, y todo deja de ser como se lo consideraba, para convertirse en otra cosa… de cualquier forma, la revelación en cuestión, cambia el curso de los acontecimientos, casi siempre para quien iba a ser la víctima… no así para el o los victimarios, que se ajustarán a la necesidad imperiosa de ir por más, con otras víctimas… existen evidencias de que los humanos que ocupan el rol de victimarios, son depredadores por excelencia, y no escatiman esfuerzos en devorar a cualquiera que se les cruce por el camino… la miseria humana va de la mano de la voluntad depredadora de algunos humanos… curiosamente, esa misma miseria humana, va asociada con una singular estupidez…-- podría decirse, además, que esa misma supuesta revelación, es algo semejante a una bendición… una bendición que para algunos desciende de sus ángeles… una bendición que puede tratarse de un gesto divino… una bendición que resulta como consecuencia de un remolino inesperado que obliga a alguien, a abrir los ojos, darse cuenta, despertar, o simplemente, comprender que el camino que se traía no era el adecuado… la bendición trae aparejado un cambio que normalmente es dramático, porque exige hacer un viraje amplio del curso que se traía, para ir, tal vez, hacia el lado opuesto… en cualquier caso, ese lado opuesto, siempre deriva en una especie de salvación… muchos naufragios conducen a una isla, aunque no siempre el acceso a la misma resulta fácil… asimismo, muchos otros naufragios no conducen a ninguna isla, y no falta quien sucumbe a su propia tragedia… las variables son muchas, demasiadas, y amerita analizarse caso por caso…- - cuando te cae la ficha, uno se siente náufrago… náufrago sin nada a mano, ni bote, ni remo, ni isla a la vista, ni víveres, ni nada que parezca útil para sobrevivir… sin embargo, el incidente, de alguna forma, quizás cuántica, permite pasar de un estado de caos, a un estado de nuevo orden… esto sucede, casi siempre, dejando atrás muchas heridas en el espíritu… esto sucede, casi siempre, padeciéndose muchos golpes en la consciencia… esto, tiene lugar, con huellas dolorosas en el alma… sin embargo, se supera el trance y se aborda algo nuevo, diferente, que proporciona alguna visión de cómo fue el proceso de saturación que condujo a un nuevo estado en la vida… cada ficha que cae, implica una sanación… el alma se ve obligada a dejar atrás lo que haya sido, para buscar un nuevo espacio donde acomodarse… hay un proceso de lógica matemática en cada quiebre, un modelo que, desde luego, jamás es abordado por nadie, jamás es analizado, quedando como algo pendiente irresuelto… a nadie le gusta reflexionar sobre el poder matemático de cada transformación…-- la ficha representa un click… la caída puede ser algo instantáneo, abrupto, pero también, puede formar parte de un proceso de dudas y convencimientos progresivos, hasta que la saturación de la circunstancia deriva en un cambio que, casi siempre, resulta ser espontáneo… el pasado se corta, y el espíritu aparece abordando un nuevo escenario donde debe integrarse… el cambio no se produce afuera, sino dentro de la persona… dicha persona dejó de ver lo que veía, y ha comenzado a ver con “otros ojos”… dicha persona dejó de entender lo que entendía, y dirá que se le abrió la mente… que algo lo hizo darse cuenta… pero el cambio, en verdad, se habrá producido en el alma… en la esencia… casi nunca habrá consciencia de ello… la persona siempre está inmersa en sus circunstancias, por lo tanto, muchas variables no serán tenidas en cuenta, o bien, serán pasadas por alto…- - la persona, el ser, la existencia, siempre se ve empujada a ir hacia adelante… nadie sabe dónde queda “adelante”, pero siempre se supone que queda hacia el lado donde los ojos alcanzan… lo que queda por detrás, va a las espaldas, y dado que no es posible ver lo que pasa allí, lo mejor es focalizarse hacia adelante… es de suponer que hay una sucesión de quiebres a lo largo de la vida, una sucesión de rupturas que dan lugar a nuevos escenarios que se van superponiendo, o bien, que se van desplazando unos a otros tras cada experiencia, donde cada ficha que cae, representa un cambio significativo… algo que te quita de donde estabas, y algo que te coloca en nuevo paisaje… en general, hay involucradas personas con diferentes roles… alguien ocupa el papel del victimario, con todos los vericuetos que se puedan pensar… alguien ocupa el rol de la víctima, con todo lo que ello implica y significa… la ficha le cae a la víctima, y esta es la que produce el cambio, la que lo sufre, la que lo padece, la que se da cuenta, y la que se ve obligada a producir un giro en su vida… puede que haya duelo o no… puede que la situación se madure de una, o no… puede que la ruptura lleve un tiempo de reflexión… cada quien, elabora lo que debe, y supera las tormentas según lo que porta en su interior, a veces siendo digerido rápidamente, a veces siendo digerido lentamente… siempre, detrás de cada ficha que cae, hay un aprendizaje…-- todo suena parecido, pero no lo es… cada persona depende de sus propios modelos matemáticos, a veces conocidos, a veces desconocidos, a veces reconocidos, a veces comprendidos, a veces intuidos, a veces supuestos, a veces teorizados… asimismo, cada persona depende de sus propios modelos geométricos, a veces a consciencia, a veces en medio de estados brutales de inconsciencia, a veces afines a una forma de tantas… a veces sintonizando con formas que no terminan de definirse… por lo tanto, los procesos de saturación y quiebre, son muy distintos de una existencia humana a otra… lo que para unos se resuelve naturalmente, para otros demora años humanos de maduración… al primero, le cae ficha, mueve el dial, cambia de sintonía y sigue adelante… al segundo, también le cae la ficha, pero el darse cuenta es un proceso de mucha introversión, que demanda viajes frecuentes al uno mismo, donde se lleva a cabo un lento despertar, una especie de metamorfosis del darse cuenta… la memoria juega su rol, y poco a poco, esa misma memoria va aportando luces a todo lo cursado en el pasado inmediato… digerir el espacio sin tiempo, demanda regresiones silenciosas al pasado escurrido…-- pero la ficha que cae va más allá del rol de un victimario y una víctima… la ficha que cae es darse cuenta de algo… cuando el instinto indica que algo no es posible… cuando la razón no encaja con el pensamiento… cuando la cordura evidencia no estar a la altura de las circunstancias… cuando la voz interior señala que hay un error en la apreciación de una circunstancia… cuando sientes que la historia no encaja con los hechos tal como se describen… cuando sientes que el cuento no coincide con lo que estás viendo, con lo que estás sintiendo, con lo que se está oliendo, con lo que estás percibiendo… no hace falta que nadie lo explique, no hace falta que nadie lo traduzca… no son necesarias clases magistrales… no son adecuados los argumentos vacíos… no son proporcionados los textos que relatan lo que no coincide con los sentimientos… cada vez que una ficha cae en el alma, el ser evoluciona hacia su propio sí mismo… de eso, hay poca consciencia…-- nadie está capacitado para emitir opinión sobre la revelación a la que te ves sometido… nadie puede juzgarte… nadie puede comentar lo que vives, lo que transitas, lo que respiras… nadie puede señalarte con el dedo, ni tampoco puede decirte qué hacer, o bien, qué dejar de hacer… porque cualquiera de las opciones posibles está en tu alma, y sólo allí… nadie ocupa tu cuerpo… nadie ocupa tu mente… nadie puede decir qué hay en tu esencia… nadie puede explicar qué es lo que arrastras en el karma… nadie puede atravesar tus tormentas, tampoco puede interpretar tus tragedias, nadie sabe nada de tus sensaciones, mucho menos de tus sentimientos en el instante preciso del quiebre, tampoco antes del mismo, tampoco después del mismo… así es que eres dueño de tus decisiones, tanto para bien, como para mal… finalmente la barca se endereza a sí misma y encuentra el rumbo correcto, que es el que pertenece a tu vida… no es posible separar la trayectoria de la barca cósmica del destino escrito en el libro de la vida…-- a lo largo de la vida, los quiebres son muchos… a lo largo de la vida, las fichas que caen son muchas… a lo largo de la vida, los finales son muchos… a lo largo de la vida, los comienzos son otros tantos… a lo largo de la vida, los procesos reflexivos son dramáticos… a lo largo de la vida, los procesos introspectivos son significativos… a veces el alma dimensiona con precisión la secuencia de los hechos… a veces el alma no llega a encajar en las soluciones posibles, las concedidas, las ofrecidas… a veces las ecuaciones no son despejables… a veces las fórmulas no logran describir todos los componentes… por ello, cada alma se ve sometida a energías que nunca son lineales, que casi siempre son remolinos vibratorios que someten al ser a un brutal tire y afloje, donde la fluencia de fuerzas conduce a la confusión, donde la divergencia de fuerzas conduce a la duda, donde los remolinos imponen miedos… curiosamente, ese mismo fenómeno, se produce ordenadamente en cualquier lugar del universo, pero el humano aun no ha reparado en ello… nadie se ha dado cuenta que ser humano es una condición temporal de una ecuación finita… a nadie le ha caído la ficha de que la energía que hay dentro de un humano, es en verdad, una entidad cósmica… el ser humano se aferra a la vida, por lo tanto, al poder… el ser humano se va de la vida, con muchas cuentas pendientes… tantas cuentas pendientes, que se va llevándose un montón de paradojas que él mismo ha creado, viéndose incapaz de resolver lo simple, ni qué hablar de lo complejo…-- el secreto, quizás, reside en traducirse a sí mismo… pero eso depende de uno mismo… nadie puede ayudar a que te “caiga la ficha” …-- el secreto, quizás, reside en explicar el uno mismo… pero eso dependerá de las capacidades del sí mismo…-- como sea, el paso humano por la Tierra representa un hecho cósmico, por consiguiente, universal… mientras el ser humano se aferra a la vida, mientras el ser humano se aferra a la Tierra, el alma permanece desprendida del cuerpo, y nadie es consciente de ello…-- como sea, el humano nacido de madre, se ve condicionado por un tiempo que no existe, se ve limitado por un espacio del que no sé es del todo consciente, y se ve condenado a morir en un momento que le resulta desconocido… ya que ni siquiera se reconoce atado a un destino, ni tampoco, dependiente de él… nadie logra escapar a dicha ecuación…-- para algunos, hay un solo Dios a quien reclamarle… y le reclama cada vez que puede…-- para otros, hay un panteón de dioses propios, a quien invocar para recibir favores celestiales… para ciertas personas rige el panteón egipcio… para otras rige el panteón griego, y también resulta válido… aquellos que se sustentan en el panteón romano, sólo copian lo que otros descubrieron… en un modo superpuesto, hay personas que se respaldan en el panteón de los dioses de la Tierra, aquellos que están unidos a los suelos, a los aires, a las aguas, y a los fuegos, esos mismos que regían el todo de aquellos que fueron colonizados, para inmediatamente ser saqueados y destruidos, cuya historia se escribió al amparo de mentiras y engaños que satisfacían a reyes y demás delincuentes gobernantes en la antigua Europa…-- para algunos no hay paz en ningún Dios, porque el ego es el director supremo de cualquier decisión… por lo tanto, ese mismo ego los impulsa a despojar al otro, que resulta ser cualquiera que muestre algo que les convenga a sus antojos…-- para otros, los dioses del panteón están en conflicto entre ellos mismos, por lo tanto, sus egos enseñan contradicciones semejantes que muestran un alto grado de insatisfacción sobre lo hecho, lo pendiente, y lo que se desea… entonces, el conflicto entre los dioses se traslada a la Tierra, se enquista en el ego, o en los egos, y se lucha para morir sin llevarse nada, pero con la satisfacción estúpida de haber dejado muchas almas postradas en el camino…-- por lo tanto, el humano no tiene paz… por lo tanto, el humano no es feliz, porque no sabe serlo… por lo tanto, el ser humano nace fallido, y muere como tal… sin que le caiga la ficha, y además, amagando que entiende su propia vida…-- https://www.facebook.com/sedemiuqse ► Las pinturas pertenecen a Carmen Conde Molins (Sedemiuqse Esquímedes) | ESPAÑA, Galicia http://carmenmolins1.blogspot.com/ https://sinaclaraciones.blogspot.com/ RED MUNDIAL DE ESCRITORES EN ESPAÑOL (pertenezco desde vaya a saber cuándo) http://escritoresremes.blogspot.com/ Mi Pichuca (Haydée Virginia Toscanini) 45 años de amor, mucho tiempo de extravíos, mucho tiempo de espera, mucho silencio conservado, 23 años de convivencia sinfónica… un horizonte compartido… bajo un cielo protegido… un viaje cósmico que viene desde lejos… una burbuja que no pertenece al universo pendiente… https://eldispensador.blogspot.com/2024/01/cuando-te-caiga-la-ficha-by-victor_26.html CUANDO TE CAIGA LA FICHA © By Víctor Norberto Cerasale Morteo® EL AMAGUE

CUANDO TE CAIGA LA FICHA © By Víctor Norberto Cerasale Morteo® EL AMAGUE

CUANDO TE CAIGA LA FICHA © By Víctor Norberto Cerasale Morteo® EL AMAGUE
Imagen crédito: Carmen Conde Sedemiuqse Esquimedes https://www.facebook.com/sedemiuqse https://www.facebook.com/photo?fbid=10227751348960925&set=a.1573485948783 Cuando te caiga la ficha, hace referencia a los taxímetros y sus relojes… cada pasajero mira cómo las fichas caen por cada cuadra del viaje, y va calculando lo que le va a costar la travesía… en todo el mundo hay taxímetros… en todo el mundo hay autos de alquiler… en todo el mundo, hay gente que lleva gente a destinos pactados… en todo el mundo siempre hay alguien que conduce a otro hasta el lugar esperado, o bien, hasta el lugar inesperado, o bien, hasta algún lugar deseado, o bien, hasta un lugar determinado… en todo el mundo hay personas que viven de su taxi, de su automóvil de alquiler, de su transporte de gentes… uno desearía que las fichas caigan más despacio, más lentamente, o bien que las cuadras fuesen más largas, y que las cargas no se notaran tanto, pero, sucede todo lo contrario… los viajes suelen ser costosos… aun siendo cortos, salen caros… pero el objetivo de este trabajo no es hablar de autos transportando gentes, ni de autos rentados por un lapso… el objetivo es hablar de aquello que hace que “algo”, produzca en tu persona un quiebre que te haga despertar… justo allí es cuando “te cae la ficha”, y te diste cuenta que la historia no era como te la contaban, no era como te la recitaban, no era como te la relataban, no era como te la describían, no era como te la querían vender, o quizás, no era como la entendías… justo allí, es cuando el puente se rompe, se destroza la confianza, y todo se va a la mismísima mierda… en ese punto, cuando “te cae la ficha”, dejas de ser quien eras, y te conviertes en otra persona, no lo notas, pero sucede… seguramente, dejarás de ser “el bueno”, para pasar a ser un “hijo de puta”, una mala persona donde se deberían descargar todos los infiernos de las maldiciones que emanan de aquellos que, minutos antes, te abrazaron, te dieron un beso, te hicieron una caricia, te felicitaron por algo, te adularon, o te hicieron creer que significabas algo para ellos… allí, cuando “te cae la ficha”, nada vuelve a ser como supo serlo… allí, cuando “te cae la ficha”, evolucionaste… pero, el secreto, reside en que nunca se debe volver atrás… pero, el secreto, reside en que nunca se debe regresar la mirada… pero, el secreto, reside en que uno debe irse en silencio… al cerrar la puerta, el pasado atrapa a los mentirosos, y te libera, siempre que te vayas… que te vayas, con las manos vacías… que te vayas con lo puesto… cuando tomas la decisión de irte, comienza otra vida… CUANDO TE CAIGA LA FICHA © By Víctor Norberto Cerasale Morteo® EL AMAGUE

THE GOLDEN GEOMETRY OF THE INTERIOR DESIGN OF THE GREAT PYRAMID Themistocles Politof

https://www.academia.edu/42991341/THE_GOLDEN_GEOMETRY_OF_THE_INTERIOR_DESIGN_OF_THE_GREAT_PYRAMID

Horizon Theory-Part-II: Internal Design Concept of the Great Pyramid Hossam Aboulfotouh

https://www.academia.edu/21788264/Horizon_Theory_Part_II_Internal_Design_Concept_of_the_Great_Pyramid&nav_from=e89a1067-c7f6-41ab-8141-a1546aa158d0&rw_pos=0

The Horizon Theory Part-I, Original Concept Plan of the Pyramids Plateau. Hossam Aboulfotouh

https://www.academia.edu/21787686/The_Horizon_Theory_Part_I_Original_Concept_Plan_of_the_Pyramids_Plateau