lunes, 7 de marzo de 2016

AL PIÉ DEL CERRO EL CAJÓN






































el dispensador dice:
terrazas de tiempos idos,
distancias que nadie ha visto,
hay sueños que no han venido,
y hay destinos que se han perdido...

no se puede regresar del olvido,
ni tampoco de lo omitido,
los recuerdos no portan sombra,
ni dejan huella en el desprecio del que se ha reído,
con respirar no alcanza,
para asegurar que se ha vivido.
MARZO 07, 2016.-

al pié del cerro "el cajón",
descubrí que aún latía,
y que formaba de mi mismo corazón,
allí pude saber que el no haberme mentido,
había sido mi salvación.












1 comentario:

Alicia Abatilli dijo...

Es tan bueno eso, no mentirse, no traicionarse.
No hay mayor libertad.
Abrazos, Víctor. Un abrazo.